Pero unas prácticas, aunque amplíen las oportunidades laborales, no garantizan al 100% un puesto de trabajo. Hay muchos factores que influyen a la hora de ser contratado. Algunos están fuera de nuestro alcance (presupuesto de la empresa, necesidades laborales…), pero hay otros que dependen de nosotros y tenemos que saber cómo aprovecharlos. En esta fotogalería te ayudamos a convertir una beca de verano e una oferta de trabajo.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11367]