Gracias a la oblicuidad de la tecnología, las empresas ya no están limitadas debido a la localización, tamaño o acceso a los recursos, ya que con menos recursos se puede llegar a alcanzar a millones de personas mediante múltiples canales diferentes. Por ello, no resulta sorprendente que cada vez más empresas estén introduciendo variaciones digitales constantes para mejorar el compromiso con el cliente y utilizar los recursos de forma más efectiva.

Por norma general, las compañías se mueven por la filosofía del “más y mejor”; más clientes, más efectividad, más compromiso de los empleados y de sus metas. Al mismo tiempo, muchas de ellas se preocupan por el impacto medioambiental de sus productos, por reducirlo o eliminarlo. Por ello, las líneas entre el negocio y la tecnología se están volviendo cada vez más finas. Las compañías de hoy en día están prácticamente digitalizadas y preparadas para el nuevo mercado y el nuevo mundo.

El imperativo de la transformación digital es más que obvio. Pero para las compañías ya consolidadas, las que no empiecen a modo de Startup en el mundo digital, esta transformación es un proceso más complejo, ya que necesitan cumplir con un cambio de cultura y de expectativas por parte de los empleados y de los líderes de la organización, esta es la forma de cumplir verdaderamente con el modelo operativo digital.

Esto puede dar mucho miedo, particularmente a las más antiguas y establecidas empresas. Nadie quiere formar parte de una transformación digital fallida, pero siendo realistas, crear e implantar un proceso digital entero, es cuanto menos una tarea complicada. Puede que pienses que lo mejor es evitar la transformación digital del todo, hacer como si no existiera. Pero barrer los problemas debajo de la alfombra nunca ha sido buena idea, siempre acaban saliendo por otro lado.

El mundo está a grandes rasgos digitalizado, y no significa que los pequeños negocios tengan que implantar un sistema operativo digital, pero la creatividad también acompaña a la tecnología, y seguramente lo mejor para tu negocio sea que sepas combinar la creatividad y la tecnología que tengas a tu alcance.