Se puede hacer negocio y mejorar el mundo al mismo tiempo

Desafortunadamente, nos encontramos cada año con mayores desigualdades entre personas, generaciones y países.

En septiembre de 2015, los líderes mundiales se comprometieron a cumplir un conjunto de objetivos para acabar con la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que se deben alcanzar en los próximos 15 años.

¿Pero dónde radica realmente el problema? ¿Por qué no se cumplen y todas estas políticas caen en saco roto? ¿Realmente los problemas sociales se están resolviendo o se están agravando pese a estas políticas?

En Estados Unidos, al igual que en España, las principales fuentes de financiación de problemas sociales vienen de ONGs y particulares a través de donaciones y subvenciones de los organismos nacionales e internacionales. Por poner un ejemplo representativo, en EEUU, estos sólo representan, en términos totales de generación de recursos, $ 4.3 trillon frente a los $20.1 trillion que genera el sector privado. Esta evidencia nos sugiere que los problemas no se solucionan por falta de recursos porque la estrategia y la fuente no es la correcta.

Tradicionalmente se ha visto al sector privado, sobre todo en España, como el origen del problema social. Aparentemente, son los empresarios los que quieren generar negocio sea como sea y ganar dinero a costa del trabajador o la sociedad. Da igual que tengan que contaminar más para producir más. Les da igual explotar gente sin recursos en países emergentes para vender sus productos más baratos. No digo que hace una década o dos pudiera ser así pero actualmente todo esto ha cambiado y no son correctas estas afirmaciones.

Por simplificar mucho, entendemos la empresa como aquel agente que localiza y soluciona los problemas o necesidades de las personas con ánimo de lucro. Hoy en día las empresas se están dando cuenta que con procesos sostenibles implantados en sus sistemas de producción pueden ahorrar costes y esto es una oportunidad que jamás se había dado.

No es malo obtener beneficios de un servicio y hay que empezar a creer que las empresas sociales deben buscar sus propios beneficios, deben ser sostenibles y rentables. La empresa más exitosa, independientemente del precio que ofrezca, es aquella que da con una necesidad y ofrece una solución satisfactoria. Debemos buscar que las empresas quieran invertir en solventar problemas sociales.

Uno de los ejemplos más representativos, que hace 20 años era impensable, es el cambio que se ha producido en el lugar de trabajo de las empresas. Se ha demostrado que los empleados son más productivos si trabajan en un entorno más amigable. De hecho, es una de las herramientas que están utilizando hoy en día las Big4 para retener talento y mejorar la productividad.

Este cambio está ocurriendo hoy, después de años y décadas de educación en las nuevas generaciones, mucho más concienciadas en mejorar el mundo que nos rodea. Se crean startups agrícolas para ahorrar agua en el campo. También hay compañía brasileña dedicada a la producción de papel que ha invertido en sus procesos y ha hallado una forma de talar menos árboles fabricando más papel. En definitiva, lo estamos viviendo con el auge de la economía colaborativa, el futuro pasa por ayudarnos los unos a los otros.

5 empresas que están cambiando el mundo, siendo rentables y sobre todo dejando un impacto positivo en las personas:

La Casa de Carlota. Es un estudio de diseño con un equipo creativo que está formado por personas con síndrome de Down y autismo, que trabajan de forma integrada y normalizada con estudiantes de escuelas de diseño, ilustradores y directores de arte.

Se puede hacer negocio y mejorar el mundo al mismo tiempo

AUARA. Una empresa social cuyo objetivo es desarrollar proyectos sociales relacionados con el agua en lugares de pobreza extrema. Vende botellas de agua con un sistema de extracción sostenible controlando el agotamiento de los recursos.

Se puede hacer negocio y mejorar el mundo al mismo tiempo

Ecoalf. Fabrica productos de moda a partir de materiales reciclados con el mismo estándar de diseño y calidad que los de la competencia, demostrando que se pueden crear prendas igual de buenas respetando el medio ambiente. 

Se puede hacer negocio y mejorar el mundo al mismo tiempo

Alma Natura. Diseña proyectos públicos o privados en zonas rurales con el objetivo de asentar población en estas zonas mediante la reactivación de la educación, el emprendimiento, la sanidad y la alfabetización digital.

Se puede hacer negocio y mejorar el mundo al mismo tiempo

Teixidors. Su finalidad es lograr la integración social y la independencia económica de personas con dificultades de aprendizaje. Crean productos textiles elaborados con materiales de máxima calidad y siguiendo siempre un proceso completamente manual.

[td_smart_list_end]