Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Por suerte o por desgracia, en la vida hay cosas en las que no reparamos hasta que nos toca vivirlas en primera persona. Muchas de ellas, de hecho, son verdades incómodas que no descubrimos hasta que nuestra vida cambia sustancialmente, por ejemplo, hasta que comenzamos a trabajar y dejamos atrás nuestra etapa de estudiantes.

Cosas tan cotidianas como las relaciones con nuestros seres queridos, o tan simples como nuestra forma de ser, pueden verse afectadas por nuestra vida laboral. A continuación enumeramos algunas de esas verdades incómodas que puedes descubrir cuando llevas un tiempo dentro del mundo profesional.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

La timidez no existe. Si quieres conseguir las cosas, vas a tener que dar la cara y dejar la timidez en casa. Lo más habitual es que nadie vaya a sacarte las castañas del fuego y menos porque seas tímido.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Es mejor ir con la verdad por delante. Las mentiras tienen las patas muy cortas y pueden salirte bien una vez, incluso dos, la tercera puede salirte mal mentir y pagarlo caro. Recuerda que es mejor ponerse una vez colorado que cien amarillo.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Las cosas no caen del cielo. Si quieres algo, tienes que ir a por ello, perseguirlo. Por lo general, nadie va a llegar hasta ti ofreciéndote justo lo que buscas sin que te hayas movido siquiera de casa.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Nada es para siempre. El mundo laboral es cada vez más cambiante, quizá ese trabajo en el que llevas tres años no dure para siempre y tus compañeros no sean siempre los mismos aunque los adores. Acostúmbrate a los cambios.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Si no acudes, la gente deja de llamarte. No olvides tu vida social, el trabajo se puede acabar, pero tus amigos estarán ahí, no los dejes de lado o pasarán de ti, haz por verlos. No esperes que si faltas siempre sigan llamándote eternamente.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Los demás no están pendientes de ti. La gente tiene muchas cosas de qué preocuparse, así que no esperes nada de nadie. Hay buena gente, claro que la hay, pero no esperes que estén pendientes de ti siempre.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Si quieres algo, tienes que pedirlo. Como hemos dicho en el punto anterior, la gente no estará pendiente de ti. Por tanto, si quieres algo, sugiérelo o pídelo, si no, es posible que nunca llegue.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Cuidarse es esencial. Los trabajos queman, algunos psicológicamente y otros físicamente. Sea cual sea el caso del tuyo, pon la salud por delante y no dejes que te pase demasiada factura o lo acabarás pagando caro.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Hay que hacer lo que se dice. Márcate unos objetivos y cúmplelos. Lo mismo con las promesas. No digas cosas que no puedas cumplir, siempre habrá alguien que te las reproche y, probablemente, con razón.

Verdades incómodas que te descubre la experiencia laboral

Comenzar es lo difícil. No tengas miedo a nada, los comienzos son complicados, pero piensa que arrancar siempre es lo más difícil. Una vez que te metes en harina con algo, mantenerlo es más sencillo. Sé valiente.

[td_smart_list_end]