Ebury, fintech controlada en su mayoría por Banco Santander, ha iniciado los preparativos para su salida Bolsa, según ha informado este martes en un comunicado.

El banco que lidera Ana Botín tiene una participación del 67% en los derechos de voto de la firma. Si se cuentan el resto de tipos de acciones que dispone Ebury, sin derechos a dividendo ni a voto, el total de acciones de Santander es del 54%.

La fintech ha informado de que sus ingresos al cierre de su año fiscal, finalizado en abril de 2023, fueron de 204 millones de libras (233 millones de euros), lo que supone un incremento del 85% respecto al año anterior.

De su lado, el resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 16 millones de libras (18,3 millones de euros), por lo que se multiplicó por 2,7.

«Tenemos grandes ambiciones y estamos estudiando la posibilidad de sacar a Bolsa la empresa, basándonos en nuestros buenos resultados financieros y comerciales, para maximizar el potencial de Ebury», ha indicado el consejero delegado de Ebury, Juan Lobato.

El ejecutivo anunció a varios medios la semana pasada la intención de la empresa de salir a Bolsa en 2025, para lo cual ha contratado al banco de inversión Perella Weinberg Partners.

En el conjunto del ejercicio, el volumen de transacciones realizadas se elevó un 32%, hasta alcanzar los 25.500 millones de libras (29.159 millones de euros).

La fintech ha indicado que ve «oportunidades de crecimiento continuo» en nuevos mercados en los que el sector bancario todavía no se ha centrado y en sectores en los que Ebury todavía no está presente. En este sentido, mantiene su estrategia de adquisiciones para reforzar su crecimiento.