El cambio climático es una de las principales externalidades de la economía global y su impacto en la misma está teniendo unos costes crecientemente elevados, no solo en términos de salud y bienestar sino también por los efectos derivados de los desastres naturales en destrucción de infraestructuras, servicios públicos, viviendas y en la agricultura, además del perjuicio que está infligiendo al sector asegurador.

El Think Tank The Lancet Countdown, vinculado a la afamada publicación de temas científicos del mismo nombre, ha elaborado un detallado informe en el que trata de cuantificar el impacto económico del cambio climático, y algunas de sus conclusiones son que los desastres que se vinculan al calentamiento global se han incrementado un 46% desde el año 2000 y los daños asociados alcanzan cifras de miles de millones de dólares.

Así, de acuerdo con el citado estudio, los daños en 2016 por el calentamiento global ascendieron a unos 129.000 millones de dólares (111.000 millones de euros), casi el doble que en 1990.