Cuando llega diciembre, todo el mundo empieza a replantearse las metas que quiere alcanzar el próximo año, dejar atrás todo lo malo. En lugar de esperar hasta enero para tomar las riendas de tu vida, puedes comenzar a establecer estas metas ahora mismo, o desconectar de todo si es lo que quieres hacer. Estás en la época del año en la que se reconecta con viejos amigos y en la que es posible que hagas nuevos.

Puedes utilizar este tiempo para lograr nuevas conexiones. Por tanto, capitaliza estas oportunidades y busca el punto de vista empresarial. No esperes hasta enero para empezar a trabajar en tus metas y en tus propósitos de año nuevo. Como en todo, existen una serie de consejos que pueden ayudarte:

Pide ayuda a tus padres

Tus padres tienen primos segundos, o primos terceros a los que quizás nunca hayas conocido y que puede ser que trabajen en tu industria. También tienen amigos, y amigos de amigos que tienen hijos que trabajan. Pedir ayuda o consejo a tus padres es un recurso en el que quizás no habías pensado y que puede ser tremendamente beneficioso. Es una pérdida de tiempo esperar hasta enero, aprovecha la oportunidad. Por supuesto, no puedes olvidar la gran importancia de pasar tiempo de calidad con tus padres en estas fechas, las más emocionales del año.

Reconecta con amigos del instituto, del colegio o de la infancia en general

Las navidades son el momento de volver a casa si vives en otra ciudad por razones estudiantiles o laborales. Es la oportunidad perfecta para reconectar con las personas que se han quedado y las que vuelven al hogar. Puede ser que alguien pueda ayudarte a crecer laboralmente, o sus parejas, etc. Además, la emoción que brinda estas fiestas hace que las personas tiendan a ayudar a las demás.

Invita a las personas a tomar café

Puede parecer una tontería, pero el café es el mejor momento para mostrar gratitud e interés. Por tanto, invitar a un café puede ser una buena forma de reconectar con aquellas personas que puedan servirte de ayuda, por supuesto siempre con un interés más allá del puramente laboral. Ahorra un poco y paga algún que otro café para tus viejos amigos y para los que vendrán.

Ayuda siempre que puedas

Seguro que has necesitado la ayuda de tus familiares y amigos de vez en cuando. Este es el momento perfecto para que tú devuelvas todo lo que te han dando.