Cualquier persona que se preocupe por un presupuesto, o que piense que va a embarcarse en una inversión peligrosa puede reconocer los signos de ansiedad que aparecen a causa del estrés. Pero ahora podemos saber lo que le ocurre a nuestro organismo cuando nos preocupamos por dichos temas.

Una nueva investigación conducida por el neurocientífico Sam Barnett, cofundador de los Laboratorios ThinkAlike, ofrece una visión del cerebro mientras se encuentra en la toma de decisiones financieras. Han llegado a la conclusión de que la ansiedad nos perjudica a la hora de tomar las decisiones acertadas.

Según Barnett, nuestro cerebro está diseñado para tomar decisiones binarias y evitar peligros. Pero en la vida moderna nos encontramos con una amplia gama de posibilidades lo cual no encaja con la manera natural del cerebro a la hora de procesar la información. “Una de las razones por las cuales se siente tanta ansiedad por las decisiones financieras es la gran gama de decisiones que se puede tomar, y sobre todo que no hay ninguna respuesta necesariamente correcta.”

La investigación de Barnett ofrece una vista a lo que ocurre en nuestro cerebro cuando recibe algo de ayuda: una serie de individuos realizó un estudio de grupo, no solo se sintieron más relajados, también sintieron más confianza a la hora de tomar decisiones. Esta ayuda podría ser tan simple como contratar a un asesor en el futuro.

Por ejemplo, piensa en realizar un presupuesto. Existes muchas maneras diferentes de hacerlo. Pero lo que sugiere Barnett es que organices tus pensamientos de forma básica. Por ejemplo, divide tus ingresos en tres categorías con diferentes porcentajes al respecto de los gastos que realizas por supervivencia, tus ahorras y los gastos que haces por elección. Las opciones que tienes se volverán más claras a la hora de priorizar tus gastos.

Para Barnett esto es mucho más fácil que enfrentarnos a una lista de opciones infinitas, y la verdad es que tiene bastante sentido. Cualquier pequeño consejo o pista que te lleve en la dirección correcta será beneficioso para tu cerebro.

Para observar los efectos del estrés financiero en el cerebro, los investigadores exploraron a 45 individuos. Encontraron que es sorprendente que a pesar de la experiencia, estas situaciones siempre suponen un desafío. Por otra parte, si quieres aprender a invertir, desde Forbes te dejamos algunos consejos para que te lances a ello.