Nikkei informó el pasado mes de enero de que era posible que Apple redujera la producción de los iPhone 6s y 6s Plus en un 30% para el trimestre que finalizó en marzo. Sin embargo, se esperaba que la producción volviera a su volumen habitual en el trimestre que acaba de comenzar.

Por el momento, los de Tim Cook no fabricarán una gran cantidad de iPhone SE, su modelo más reciente. El débil volumen de ventas ha llevado a la compañía a tomar la decisión de recortar una vez más la producción para el trimestre que acaba en junio según informa Money, citando la información del diario de negocios Nikkei.
Esta vez, el recorte en la producción de los iPhone podría durar más de lo que lo hizo en el 2013, cuando la compañía decidió cortar la producción de su iPhone más barato, el 5C, justo un mes antes de su lanzamiento, según informa Nikkei.

En enero Apple anunció que esperaba una caída de ingresos para el trimestre que terminó en marzo. Aquel su primer pronóstico de caída de ingresos en 13 años debido al debilitamiento del mercado chino.

Las acciones de Apple cayeron un 1,8% a 110,05 dólares y las de algunos de sus proveedores también lo hicieron como consecuencia. La caída de Sky Solutions fue de un 1,4%, la de Bradcom de un 2,4 y la de Circuit de un 1,7%.

Aún con todo, la firma de investigación Gartner ha reportado que se espera que las ventas mundiales de smartphone crezcan a nivel mundial durante lo que resta de 2016, aunque lo hagan a un ritmo más lento.