Mary Meeker, socia de la firma de capital de riesgo Kleiner Perkins Caufield & Byers acaba de publicar su tradicional informe sobre tendencias de Internet y algunas de las cuestiones que expone nos llevan a reflexionar sobre cómo están evolucionando las nuevas tecnologías y si se las predicciones acaban por cumplirse.

En el informe, presentado en formato Power Point de 213 diapositivas, destacan algunos hechos que llaman la atención como el estancamiento del crecimiento de Internet. Meeker expone en su informe cómo el número de usuarios de Internet en el mundo ha sufrido una desaceleración.

Esta desaceleración del número de usuarios de Internet a nivel global se debe a que una vez que los países desarrollados han llegado a las cotas más altas de uso, sólo quedan lugares a los que es más difícil que llegue Internet. Con zonas complicadas la autora se refiere a zonas rurales, sin alfabetizar o con bajos ingresos, y pone como ejemplo a países como Pakistán o Etiopía.

También se están vendiendo menos smartphone alrededor del mundo. No obstante, en el informe también se habla de algunos rayos de luz y puntos positivos, como es el caso de la India. En este país el número de usuarios de Internet es cada vez mayor, acaba de superar incluso el de Estados Unidos y pronto puede convertirse en la segunda potencia en el mercado de Internet por detrás de China.

Por otro lado, la autora también habla de los coches autónomos y considera su fabricación como un posible nuevo impulso industrial. Los coches cada vez están mejor equipados tecnológicamente e incluyen sistemas que mejoran la conectividad a Internet y la interacción con el conductor y el entorno. Además, las grandes compañías de la industria automotriz (como Ford, General Motors o Tesla) y de la tecnológica (como Google o Uber) están trabajando en el desarrollo de este tipo de coches, por lo que no sería de extrañar que la fabricación de coches autónomos pronto se convirtiera en una nueva y próspera industria.

Mary Meeker también señala que hablaremos más con nuestros aparatos gracias a los avances en el procesamiento del lenguaje natural. De hecho, aunque deben mejorarse la captación del lenguaje por encima del ruido de ambiente y la de los acentos, la autora del informe señala que la precisión es ahora de casi el 90% y cuando llegue al 99% todos usaremos estos sistemas por comodidad.

Por último, es menester señalar la importancia cada vez mayor de las aplicaciones de mensajería. Las apps de mensajería utilizan cada vez menos las palabras dejando paso a las imágenes. Los emojis y los mensajes de voz. De hecho, los menores de 20 años, la llamada generación Z, ya rehúye de los mensajes de texto y prefiere aplicaciones como Snapchat en detrimento de otras como WhatsApp.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=3413]