¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Aunque nos parezca que de un mal jefe no se puede sacar nada bueno, realmente sí es posible hacerlo. En concreto, de un mal jefe podemos (y debemos) aprender algo principal: que no hay que hacer nada de lo que él hace, que no hay que seguir sus pasos. En esta fotogalería te revelamos algunas de las cosas más comunes que se pueden aprender del comportamiento de un jefe pésimo.

¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Que el respeto debe ser mutuo. De esos jefes que tratan a sus empleados como basura esto es lo más importante que podemos aprender, que el respeto es mutuo y que debes tratar a los demás tal y como te gustaría que te tratasen a ti.

¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Que la comunicación tiene que fluir en ambos sentidos. Un mal jefe rara vez escucha a sus empleados, si acaso los oye y eso precisamente lo que no hay que hacer. Al igual que los empleados escuchan al jefe, éste debe tenerlos en cuenta.

¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Qué funciones tiene un jefe. Precisamente, cuando un mal jefe se olvida de sus funciones y te toca a ti asumir responsabilidades que le corresponden, es cuando mejor puedes aprender qué es lo que tiene que hacer un jefe.

¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Que los sueldos tienen que ser buenos y equitativos. Cuando un jefe paga mal y desproporcionadamente el trabajo de sus empleados, es cuando mejor puedes aprender a valorar cómo debería ser repartido el dinero realmente.

¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Que hay que contratar a las personas adecuadas y dejarlas trabajar. Cuando tienes un jefe que no te deja ni a sol ni a sombra, encima de ti todo el tiempo, es cuando puedes comprobar lo incómodo que es no dejar trabajar a las personas.

¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Que no sólo hay que dar la cara en los buenos momentos. Esos jefes que sólo se atribuyen los méritos y cuando las cosas salen mal la culpa es de todos menos suya es precisamente a esos a los que aprendes que no debes parecerte.

¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Que hay que dejar correr el aire. Los jefes que tratan a los empleados como si fueran sus colegas, contándoles su vida y cargando sobre ellos lo personal además de lo profesional, son esos a los que no debes parecerte en nada.

¿Qué se puede aprender de un mal jefe?

Que hay que predicar con el ejemplo. Y lo más importante para ser un buen jefe: hacer lo que te gustaría que los demás hicieran. De un mal jefe que no se salta sus propias normas esta es la lección más importante que puedes aprender.

[td_smart_list_end]