Los emprendedores, empresarios y personas que se encargan de las ventas solo reciben un suelto cuando sus esfuerzos producen beneficios, no por lo ocupados que están, por las reuniones a las que acuden, por los correos que leen, etc. Todas sus actividades deben contribuir a que un cliente pague por su producto o servicio, o su apoyo directo a la hora de cerrar un trato. Para ellos, el día no empieza y acaba a una hora específica, termina cuando han cubierto todas las metas del día.

Siempre tienen una llamada más que hacer. Por ello, estas personas tienden a sentirse frustradas cuando las personas de su entorno pierden el tiempo—en su cabeza el tiempo es literalmente dinero. Todos tenemos 1440 minutos cada día. Por ello estos minutos son un coste de oportunidad. Para ser altamente productivos, necesitamos centrarnos en las tareas que nos proporcionarán un beneficio mayor a la larga. Incluso son productivos en las cosas que no quieren hacer.

La pregunta que las personas más productivas se cuestionan todo el tiempo es la siguiente: “¿Este es el mejor uso de mi tiempo ahora mismo?” Por ello, tienen un esquema muy estricto, un horario que va dictando los pasos que van a realizar. Por supuesto, en ese plan pueden aparecer situaciones inesperadas, pero estas personas saben cómo manejarlas.

En general, estos son los pasos que suelen seguir las personas más productivas:

Planifican las cosas con márgenes de 10 a 15 minutos

La mayoría de las piensan en su día como un gran segmento de horas. El problema es que el trabajo siempre acaba por expandirse. En vez de planificarse en bloques de una hora, las personas más productivas lo hacen en bloques de 45 y 50 minutos, lo cual maximiza el trabajo.

No existe el tiempo muerto

Si han cancelado una reunión o termina antes, muchas personas aprovecharían para irse de la oficina. Pero estas personas lo utilizan para trabajar más, no te estamos diciendo que es lo que tengas que hacer, pero es lo que hacen ellos.

Están experimentando constantemente

Siempre hay alguna herramienta nueva, un sistema, un truco. Las personas más productivas preguntan a sus compañeros sobre su organización, para compararla con la suya. Modifican e implementan su forma de trabajar, sustituyen lo que no funciona y mejoran lo que ya lo hacen.

Cuánto más te esfuerces y te concentres en la importancia y el valor de tu tiempo, y sobre todo, elimines las cosas que te hacen perder el tiempo, más productivo y exitoso serás al final del día.