Ante las declaraciones emitidas por Manuel Manrique, presidente de la constructor española Sacyr, en las que manifestaba su voluntad para llegar a un concierto previo que evitase largos arbitrajes, el administrador del Canal no dudó en reaccionar: “Hay tres instancias y nosotros vamos a seguirlas. Esperamos que en algunos años se haya resuelto todo lo que queda pendiente de los reclamos”. Todo se complicó entre las partes cuando la adjudicación por el tercer juego de esclusas incrementó sus costes en casi 3.000 millones de dólares (sobre los 3.118 millones estipulados inicialmente).

Los arbitrajes ya están en marcha y espera que en breve comiencen a resolverse algunos de los más importantes. La ampliación, que permitirá el paso de buques de gran capacidad (hasta 12.000 contenedores, el triple del tope actual), está previsto que se inaugure a finales de junio con una gran ceremonia. El GUPC, encabezada por Sacyr, se completa con la empresa italiana Salini-Impregilo, Jan De Nul de Bélgica y Constructora Urbana, SA (CUSA) de Panamá.