Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

Cada persona tiene su manera particular de enfocar una entrevista de trabajo. Mientras algunos llevan la lección bien aprendida y contestan a las preguntas de forma casi automática, otros prefieren ser naturales y charlar con el entrevistador como lo harían con cualquier otra persona. Aunque siempre hay que hacer lo posible por ser uno mismo, los nervios del momento pueden jugarte una mala pasada haciéndote contar detalles personales que no deberías. En esta fotogalería te contamos las diez cosas que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo.

Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

1. Tu situación financiera
En un momento de debilidad puedes caer en la tentación de contarle al entrevistador que no vas muy bien de dinero porque en tu anterior trabajo te pagaban poco y mal. Sin embargo, lejos de ayudarte a conseguir el trabajo, te alejará de él. Tu situación financiera no es problema del entrevistador ni tampoco del jefe.

Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

2. Tu relación sentimental
Muchos entrevistados caen en el error de explicar su carrera profesional dando detalles sobre su situación sentimental. Por ejemplo, “me mudé a Madrid con mi marido en 2013, pero entonces a él le despidieron del trabajo y yo me hice cargo de él y de los niños hasta que nos divorciamos el verano pasado”. Hablar de los problemas de tu relación de pareja no es la mejor forma de contar tu trayectoria profesional, e incluso puede hacer que la empresa huya de ese tipo de dramas.

Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

3. Problemas legales
Nunca, bajo ningún concepto, debes mencionar en una entrevista de trabajo que tus antiguos socios o colegas te han puesto una querella, o que tienes una demanda de tu ex mujer. Si tienes algún problema irresoluto con la justicia la compañía se encargará de averiguarlo, pero hablar de ello de primeras no es la mejor forma de ganarte su confianza.

Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

4. Salidas problemáticas de tu antiguo trabajo
Algunas de las historias rupturas entre empresa y empleado pueden ser abruptas, surrealistas o incluso dignas de inspirar una escena de una comedia. Sin embargo, no proceden en una entrevista para un nuevo trabajo. Si te preguntan expresamente, una respuesta aséptica como “necesitaba un cambio” o “fue una acuerdo de ambas partes” bastará.

Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

5. Sentimientos religiosos
Da igual que creas en Dios, Alá o Zeus, o que seas ateo o agnóstico; pertenece a la esfera de tu intimidad y el entrevistador no tiene por qué saberlo.

Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

6. Opiniones políticas
Es un tema tan delicado (¡o más!) como la religión. Es algo tan personal y conflictivo que debes dejarlo fuera de todo lo que tenga que ver con el trabajo.

Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

7. Planes de formar una familia
La discriminación profesional por embarazo es ilegal, pero eso no hace que demasiados empresarios pequen de ella de todos modos. Teniendo delante a dos candidatos o candidatas similares, probablemente se decanten por aquel o aquella que no tenga pensado formar una familia a corto plazo.

Ocho detalles personales que nunca debes revelar en una entrevista de trabajo

8. Problemas de salud

Si has estado un año de baja por un problema de salud no es necesario que el entrevistador lo sepa. Si te pregunta puedes decirle que te has tomado el año sabático para viajar porque habías conseguido ahorrar lo suficiente.

[td_smart_list_end]