Muchos hablan del furor que causó finalmente allanar el camino para conseguir más mujeres en el mundo del capital de riesgo de tecnología y capital privado. Una iniciativa digna de este objetivo ha sido poner en marcha la capacitación de mujeres para ser miembros efectivos de este ámbito, obra del capitalista de riesgo Andreessen Horowitz.

Sin embargo, estas iniciativas orientadas a eventos deben ir acompañadas de “formación general” para desarrollar los rasgos necesarios para ser un gran inversor. Por lo tanto, mostramos una serie de consejos para no sólo irrumpir en la profesión, sino sobresalir en ella. Se basan en el aprendizaje de Sandhya Venkatachalamla, socia co-fundadora de Centerview Capital, una firma estadounidense de inversión privada que proporciona capital a las empresas de gran potencial para ayudar a acelerar el crecimiento a través de la transformación operacional.

Desarrollar el juicio, no sólo habilidades: En cada puesto de trabajo, hay una aspecto clave que se necesita para ser realmente bueno. John Doerr, uno de los mayores inversores de tecnología, afirma que los mejores capitalistas de riesgo han desarrollado la perspectiva correcta en las compañías donde invertir. “Lo más difícil es llegar a ser un buen juez de las acciones de un gran empresario o un gran CEO. ”

En su opinión, la mejor manera de desarrollar este juicio es ponerse a trabajar en el tipo de empresa en el que deseas invertir. Puede que nunca te encuentres con todos los escenarios de negocio posible, pero aprenderás los tipos de decisiones que se deben tomar y las cualidades necesarias en los líderes para tomarlas.

Una gran manera de perfeccionar el juicio es practicar e invertir con dinero real en una situación de riesgo. Si quieres ser un capitalista de riesgo algún día, empieza a invertir ahora.

Tener una perspectiva verdaderamente diferente: Existe evidencia de que la diversidad de género en los consejos de administración conduce a un mejor desempeño financiero, y muchos sostienen que la diversidad del equipo, en general, conduce a mejores resultados de negocio.

Parece que hay tres componentes de esto. En primer lugar, las personas con diferentes perspectivas pueden traer nuevas y frescas ideas, algunas de las cuales podrían ser el resultado de un género o raza. Pero aún más importante, la mera presencia de la diversidad desencadena un cuidadoso procesamiento de la información que está ausente en grupos homogéneos. La diversidad en un grupo crea incomodidad, y la necesidad de difundir esta tensión conduce a un mejor grupo para solucionar problemas. Por último, la diversidad aumenta la creatividad. Se alienta la búsqueda de nueva información y perspectivas, lo que lleva a una mejor toma de decisiones y resolución de problemas. Este es un gran argumento para tener una mezcla más equitativa de los inversores femeninos y masculinos. Pero, además, es necesario activar y formar continuamente ese punto de vista único.

Ayudar a los demás: El valor de las redes es generalmente indiscutibles, pero muchos piensan que la creación de redes constituye una pequeña charla con extraños en eventos, cócteles o llamadas a los amigos-de-amigos cuando necesitan algo. Y muchos se sienten reacios a “la red”, pensando que se están imponiendo a los demás de alguna manera. La mejor manera de establecer relaciones con personas nuevas y de alta calidad es ver cómo puedes ayudarlas. Por lo que, si de verdad quieres dedicarte a las inversiones, deja de centrarte en tus propios objetivos y céntrate en servir a los demás, descubrir sus necesidades y encontrar soluciones a sus problemas.