Las empresas chinas han visto en estos últimos años cómo se han reducido las barreras a la inversión extranjera saliente. Este estímulo por parte del Gobierno ha permitido que las empresas salgan y se adentren en la inversión. Buscan diversificar sus inversiones y reducir sus riesgos por ello, adquieren empresas internacionales interesadas en el mercado asiático y marcas que sean capaces de competir de forma eficaz.

Europa es uno de los continentes que más se ha beneficiado por la llegada de inversores chinos. Países como Alemania o Italia son los favoritos sin embargo, nuestro país está lejos aún de convertirse en uno de los países elegidos como primera opción (aunque en el año 2016 se batió el récord de inversión llegando a los 2650 millones de euros) debido a la privatización masiva de las empresas.

En este sentido, el papel del Gobierno español es fundamental ya que existen algunas situaciones que se convierten en obstáculos. Uno de ellos hace referencia a las reformas referentes a las barreras reguladoras y culturales que existen.

Cuantos más impedimentos se pongan a la entrada de compradores, más difícil será la inversión. Cuidar las relaciones comerciales no solo con dicho país sino con todos aquellos que realizan actividades comerciales en y con España, atraerá a otros inversores. Por último, es fundamental mantener un clima de confianza que dé seguridad y estabilidad. Los sectores del mercado español que más interés han despertado son el turismo, la alimentación y el inmobiliario.

¿Por qué los inversores chinos invierten en nuestro país?

Según un informe realizado por Deloitte, estos son los puntos clave, el buen clima de inversión el posicionamiento geográfico de España, la calidad del mercado nacional o los costes laborales bajos, son algunos de los puntos a favor de nuestro país para convertirse en un referente de los inversores chinos.

El objetivo de la sociedad asiática pasar del ‘Hecho en China’ al ‘Creado en China’. Ya no quieren ser la fábrica del mundo, y por ello buscan un posicionamiento tanto a nivel nacional, como internacional.

Las inversiones chinas más importantes en España

GRUPO MIQUEL. Empresa dedicada a la alimentación. En el año 2015 el grupo Bright Food la adquirió por un precio de 110 millones de euros.

BARCELÓ SANTIAGO DE TENERIFE. Barceló Hoteles mantiene la gestión del complejo después de venderla al grupo Ch angquing Kangole Industrial por un precio de 50 millones de euros.

MADRILEÑA RED GAS. Empresa de energía, fue adquirida por Gingko Tree y otros dos inversores por un precio de 2014 millones de euros. 2

EDIFICIO ESPAÑA. Es una de las inversiones más polémicas debido a los problemas que tuvo su antiguo dueño, Wanda Group, con el Ayuntamiento de Madrid. El inversor pretendía demolerlo y volver a construirlo pero el edificio cuenta con la protección como patrimonio histórico. Finalmente Wanda Group desistió en los plantes que tenía para el famoso rascacielos y lo puso a la venta. Su nuevo dueño es el grupo RIU Hoteles.

ATLÉTICO DE MADRID Y ESPANYOL. Las inversiones han llegado hasta equipos de la Liga Española. En el 2015 el Atleti firmaba un acuerdo con Wanda, al que vendió el 20% de sus acciones. El dinero de la inversión se ha destinado, entre otras cosas, a la finalización del nuevo campo del equipo colchonero, el Wanda Metropolitano. El equipo de Sánchez Flores también firmaba por 45 millones un acuerdo con Rastar Group, al que vendió el 45,1% de participación.