El impacto de las divisas ha sido decisivo en esos resultados. Según ha confirmado la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la devaluación del tipo de cambio de las principales monedas frente al euro ha hecho que los grandes números se vean empañados en un trimestre que, en otro orden de cosas, ha visto subir las ventas un 7,4%, hasta superar los 956 millones de euros. De hecho, a un tipo de cambio constante, como bien aclara la compañía, el beneficio hubiese sido positivo hasta en un 31,6%.

En esa línea ascendente, el resultado bruto de explotación (ebitda) del ejercicio se ha situado en 264,1 millones, un 3,9 % más que en el primer trimestre de 2015. Completando el informe, la deuda se cerró en los 4.223 millones de euros. EE UU, Canadá, México y España concentran la mayor parte de las ventas. El segmento de Ingeniería y construcción asume el 85% de los ingresos de OHL.