Esta mezcla de insatisfacción laboral y falta de lealtad pone cara a un reto sin parangón para las grandes empresas, especialmente en sectores donde esta generación representa la mayor fuerza. Los Milennials entrevistados proceden de un total de 29 países, donde los porcentajes varían ligeramente sin dejar de ser preocupantes. La inmensa mayoría (dos de cada tres) creen firmemente que ya no estarán en la misma empresa cuando el año 2020 llegue a su fin. En función de cada nacionalidad los resultados son los siguientes:

1. Perú – 82%
2. Sudáfrica – 76%
3. India – 76%
4. Colombia – 75%
5. Corea del Sur – 74%
6. Chile – 71%
7. Reino Unido – 71%
8. Argentina – 67%
9. China – 65%
10. Filipinas – 64%
11. Estados Unidos – 64%
12. Indonesia – 62%
13. Canadá – 61%
14. Rusia – 61%
15. Japón – 52%
16. España – 52%
17. Bélgica – 51%

Otros datos significativos que recoge el informe son, por ejemplo, que los Milennials que ya tienen hijos son mucho más leales con sus empresas que aquellos que todavía no son padres, que las mujeres presentan una tendencia ligeramente mayor a abandonar sus firmas y que incluso aquellos trabajadores en puestos de alta dirección y responsabilidad tienen en mente abandonar sus compañías en el corto a medio plazo.

Aunque para las empresas esto significa nuevos y más jóvenes empleados, también conlleva ver cómo el talento y la experiencia se van por la puerta. ¿Cuál es la razón detrás de estas poderosas ganas de irse? De acuerdo con el mismo estudio, el 63% de los Millennials opina que sus capacidades de liderazgo no están siendo plenamente desarrolladas en su puesto y empresa actual. Además, tan sólo el 28% de ellos cree que sus compañía están sacándole todo el jugo a su talento.