Para conseguir que los empleados den un feedback sincero es imprescindible sentar las bases de una comunicación abierta, frecuente y respetuosa. Cuando los empleados están acostumbrados a comunicarse frecuentemente con sus superiores, a la hora de dar su opinión se sentirán más cómodos y menos cohibidos. Estas son algunos consejos para conseguir ese feedback real:

Mostrar interés
Si preguntas con cierta frecuencia a tus empleados por las tareas que realizan, cuando preguntes verdaderamente para sacar información no lo notarán porque no se tratará de un comportamiento excepcional. Así pues, puedes hacer preguntas como: ¿necesitas algo de material? ¿Cómo lo llevas? ¿Hay algo que te esté dando la lata? Gracias a ellas podrás saber, por ejemplo, si están agobiados, si necesitan material…

Prestar atención a la comunicación no verbal
Ya lo dice el refrán: “una imagen vale mil palabras”. Pues en el caso de recibir el feedback de los empleados también es aplicable. Por ejemplo, cuando encargas una tarea a uno de tus empleados, sólo con ver su cara puedes saber si le viene bien o realmente está agobiado. Observa los gestos en la oficina, las miradas bajas, los tics nerviosos… Cada gesto cuenta a la hora de saber cómo van las cosas. Pon atención.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=7093]

Evitar ponerse a la defensiva
Cuando un empleado te dé su opinión, evita defenderte, déjale que hable tranquilamente. Si comienzas a justificarte, lo más probable es que no acabe de decir lo que tiene que decir por considerar que no sirve de nada. Y sobra decir que ponerse me mal humor tampoco ayuda. Si cada vez que un empleado da una opinión desfavorable te pones hecho un basilisco, no esperes que vuelvan a abrir la boca.

Admitir los defectos
Cuando un empleado lleve razón, admite tus errores delante de él. Además de sentir que su opinión cuenta, te verá de una forma más cercana y, al fin y al cabo, eso generará la confianza suficiente para que de ahí en adelante cuando crean conveniente te digan lo que opinan aunque no sea favorable.