Siempre es más difícil demostrar tu valía cuando eres el joven. Puede que piensen que no tienes la experiencia necesaria, que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Pero esto es algo completamente erróneo, y no deberías dejarte atrapar por las inseguridades que se te crucen por el camino.

Por supuesto que habrá personas que asuman que tienes una serie de habilidades dependiendo de tu edad. Lo bueno de esto es que podrás demostrar cuán equivocados están contigo. Los jóvenes líderes sienten que tienen que demostrar más que el resto e incluso trabajar más que los demás para alcanzar el mismo nivel que las personas más mayores en los mismos puestos de trabajo. Esto es totalmente cierto, pero debería cambiar en algún momento.

Lo más importante es poder ser capaz de obtener resultados, sin importar la edad que tengas. La clave para ganar la confianza de las personas es poder demostrar el valor de tu trabajo. Si has fundado una startup y eres joven, sabrás que los desafíos a los que te enfrentas por primera vez pueden obligarte a pedir ayuda, y esto no es nada malo. Trabajar con personas con más experiencia que tú solo te puede enriquecer, esto no significa que no seas capaz de hacerlo tú solo.

Puede que te enfrentes a situaciones muy intimidantes, como puede ser el hecho de contratar a personas que tienen diez años más que tú y sentirte al mando. Pero es que si tú no dejas a un lado tu edad, nadie lo hará. Para ser un buen líder necesitas un buen equipo, así que tómate tu tiempo para entender lo que les motiva, y olvídate de su edad y de la tuya.

Las personas quieren ser valoradas y respetadas, no importa a qué altura de su carrera laboral, es un básico desde el principio. Y si alguna vez te planteas comenzar un negocio pero no estás seguro por tu edad y por tu experiencia, echa un vistazo a nuestro “30 por debajo de 30”, seguro que te asombras y encuentras la admiración y la motivación para lanzarte.