La decisión de dividir la cotización en bolsa llega después de muchos intentos de la compañía estadounidense por recuperar la atención de los consumidores chinos. Los inversores del grupo aplaudieron la decisión considerándola positiva y generadora de una mayor estabilidad financiera para Yum! Brands ya alejada de los vaivenes de su aventura oriental.

No obstante, no todo han sido sombras en los años que los dos restaurantes propiedad de Yum! Brands llevan instalados en China. Desde que abrieron el primer local en 1987 en China, la compañía ha crecido llegando a ser una de las marcas extranjeras más exitosas de China.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=3171]

Con localizaciones clave y ofreciendo incluso burritos de pato pekinés en KFC, Yum! Brands logró conquistar el paladar de los chino convirtiendo la inversión extranjera e un gran motor de crecimiento dentro de la compañía. Mientras entre 2006 y 2012 el crecimiento de la compañía en EE.UU. era negativo, en China superaba los cifras de dos dígitos alcanzado incluso el 46% en el 2008.

El cambio de tendencias entre los consumidores, que cada vez se orientan más hacia la comida sana, ha hecho que las ventas de Yum! Brands caigan en los últimos 10 años. De ingresar un 63% gracias a sus restaurantes en Estados Unidos, la compañía ha pasado a recaudar tan sólo un 22% en dicho país.

Además, los escándalos de seguridad alimentaria han rematado a Yum! Brands, que no ha logrado recuperar la confianza de los consumidores. Los informes acerca del uso de carne caducada hizo que los consumidores chinos desconfiaran aún más siendo difíciles de atraer nuevamente. En USA sin embargo, la compañía la logrado sanear un poco las cifras experimentando una leve mejora.

Por ahora, el destino del, hasta hace poco rentable, imperio de Yum! Brands en China es un misterio a resolver. Aún no se sabe quién ganará con la separación en bolsa. Puede que la recuperación en EE.UU. vaya viento en popa al dejar atrás el ocaso oriental o que las ventas en China se recuperan y los estadounidenses deseen reintegrar la división china.