En España la edad para jubilarse son los 67 años o 65 años cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización y, según el estudio, presentamos uno de los niveles más bajos de preparación para la jubilación (ocupamos el puesto 13 entre los 15 países incluidos en el estudio). De hecho, el 18% de los encuestados reconoce no estar utilizando ninguna solución de ahorro para su jubilación. Esta cifra “demuestra que la falta de ahorro sigue siendo una problemática que la sociedad española debería solventar cuanto antes. Una mala planificación financiera puede acarrear grandes dificultades económicas a medio-largo plazo”, dice el CEO de Aegon Jaime Kirkpatrick.

Esta falta de planificación, implica por lo tanto, no saber de dónde provendrá el dinero necesario para el retiro. Solo un 30% considera que necesitará entre el 80 y el 100% de su salario actual cuando se jubile. La gran mayoría restante piensa que está en camino de conseguir el salario necesario o que ni si quiera recaudará esa cantidad. La comunidad más previsora es Castilla-La Mancha mientras que asturianos y aragoneses son los menos ahorradores.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=6127]

Pero, ¿qué significa que somos conservadores? Significa que las opciones más demandadas para asegurar un retiro cómodo son los planes de pensiones privados (32%) y las cuentas de ahorro (32%). Otras opciones son los seguros de vida (14%) o la inversión inmobiliaria (10%). A pesar de que el perfil del ahorrador es conservador, los españoles comienzan a invertir en otros productos financieros como las acciones (12%), los fondos de inversión (5%) y los bonos (4%).

Pese a las circunstancias, la mayoría de los españoles (68 %) tiene una idea positiva de la jubilación, la imaginan activa y social en mayor medida que en otros países. Viajar (74%), pasar tiempo con la familia (60%) o dedicarse a nuevas aficiones (47%) son algunos de los planes más comunes. Pero trabajar de alguna manera (a tiempo completo o parcial, trabajar unos años antes de jubilarte o seguir trabajando antes de llegar a la edad de jubilación) no está incluido en sus planes.

En definitiva, a medida que las personas se responsabilicen sobre la necesidad de planificar y financiar su propia jubilación, el hábito del ahorro adquirirá una importancia mayor en el contexto de la preparación económica general. No se trata de tomar medidas para empezar a ahorrar, sino también para mantener un ahorro constante en el tiempo y para superar estos retos es preciso que más gente ahorre regularmente y que empiece a hacerlo desde joven.