5 buenas razones para no revelar tu sueldo en una entrevista

Los reclutadores siempre tratan de tomar ventaja sobre el entrevistado y en uno de los temas en los que más tratan de hacerlo es en el del sueldo. Sea como sea tu salario, hay muchas razones para no tener que revelárselo a alguien que te está haciendo una entrevista de trabajo. En esta fotogalería te damos 5 razones más por las que deberías mantener las cifras de las que se compone tu sueldo fuera del alcance de los reclutadores.

5 buenas razones para no revelar tu sueldo en una entrevista

Para no perder el poder de negociación
Si ya de entrada le cuentas al reclutador de una empresa cuánto cobras en la actualidad, le estarás dando una ventaja muy grande sobre ti para negociar tu futuro sueldo en su empresa. Espera a obtener una oferta de su parte para comenzar a hablar de tu sueldo.

5 buenas razones para no revelar tu sueldo en una entrevista

Para no parecer demasiado conformista y servicial
Si un reclutador te solicita saber cuál es tu sueldo actual y se lo comentas sin rodeos, interpretará tu acción como un “usted es el que manda, yo hago lo que usted diga”. Cuidado, aún no estás en su empresa, ¿por qué debes acatar órdenes sin más?

5 buenas razones para no revelar tu sueldo en una entrevista

Si tu salario es bajo (o demasiado bajo)
Es posible que estés trabajando en la actualidad por menos dinero del que deberías, pero no tienes que contarlo, sino, posiblemente el resto de empleadores no suban la cifra y tu trabajo se devalúe. No dejes que piensen que tu trabajo vale poco.

5 buenas razones para no revelar tu sueldo en una entrevista

Para no caer en burdos chantajes
Puedes encontrarte con algún reclutador que te diga que si no le das los datos de tu sueldo los podrá comprobar de todas formas. No caigas en ese sucio chantaje, no tienen por qué saber lo que cobras o cobrabas en una empresa anterior, existe la protección de datos.

5 buenas razones para no revelar tu sueldo en una entrevista

Para que te puedan juzgar por lo que eres y no por lo que cobras
Lo más aconsejable es compartir con el reclutador un objetivo salarial, no lo que cobras en la actualidad o has cobrado anteriormente. De esta manera, podrán juzgarte por lo que consideras, no por lo que te pagaban en la empresa para la que trabajabas o trabajas.

[td_smart_list_end]