Nadie lo esperaba, pero el Ibex 35 se ha convertido en uno de los mejores índices de gran capitalización del mundo en lo que va de año. Hasta el cierre de esta edición, el selectivo español se ha revalorizado más de un 15%, un porcentaje que supera –de largo– lo que esperaba el consenso del mercado para todo el ejercicio.

Tan es así, que algunas firmas de inversión, como el banco suizo Credit Suisse, recomendaban recientemente infraponderar la bolsa española. Con esta perspectiva, los analistas proponían vender acciones españolas y recoger los beneficios obtenidos en los últimos meses. Pero este tipo de consejos son útiles, sobre todo, para aquellos inversores con un horizonte de inversión de más corto plazo. Existen ahorradores con un perfil que tolera algo más de riesgo que la media en España y que están dispuestos a soportar oscilaciones de sus carteras a cambio de una mayor rentabilidad en el medio y largo plazo. Para ellos, lo más idóneo sigue siendo la renta variable.

Para este tipo de ahorrador existen oportunidades en la bolsa española, o al menos eso es lo que afirman los expertos consultados por Forbes. Ya sea por la fortaleza de su negocio o por la perspectiva de unos dividendos recurrentes, estos son algunos de los valores recomendados.

Ilustración de Ana Yael

Inditex, una de las favoritas

En primer lugar, Inditex; es el valor que más posibilidades acumula dentro de la bolsa española, según Virginia Pérez Palomino, responsable de renta variable de la firma de inversión española Tressis. En su opinión, la matriz de Zara es “el sexto sentido en los negocios” ya que representa la rapidez, la eficacia y la flexibilidad personificada en todos los ámbitos. Inditex es un modelo de negocio único y difícil de replicar, con elevada capacidad de crecimiento, sobre todo en su segmento online”, explica.

Esta experta también ha seleccionado a la gestora de los gasoductos españoles, Enagás. Lo hace por la visibilidad de su negocio y la estabilidad de los flujos de caja. “Obtiene la mayoría de su cash flow operativo en el negocio regulado de la red de transporte de energía, cuya remuneración está fijada hasta 2020. Esta estable, predecible e importante generación de caja le permite retribuir generosamente a sus accionistas, incluso de manera creciente, sin desatender las necesidades de inversión de su negocio”, señala.

Para la responsable de Tressis, Global Dominion es otra cotizada que debería estar en una cartera modelo. De la firma vasca de tecnologías de la información destaca su sólida estructura financiera. Se trata de una compañía “altamente eficiente, muy diversificada en clientes, actividades y mercados y una disciplina financiera ejemplar. El sólido crecimiento de sus líneas de negocio, junto con el crecimiento mediante adquisiciones, le proporciona una considerable visibilidad a futuro”. Eso sí, entre las acciones seleccionadas, sería la de riesgo más elevado.

Logista es otra de las compañías elegidas tanto por Pérez Palomino como por Ignacio Martín, profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). El experto indica a Forbes que la compañía “disfruta de un monopolio en la distribución de tabaco en España, y, a pesar de las caídas en los volúmenes, las tabacaleras mantienen su capacidad de subir precios, por lo que las ventas no sufrirán en exceso”. Martín indica que, además, “uno de sus atractivos es el dividendo que distribuye a sus accionistas” (0,75 euros brutos en 2016).
Martín también recomienda la compañía de material ferroviario Talgo. En su opinión, cotiza con unos múltiplos de valoración “bajos para una compañía de la que se esperan flujos netos de caja positivos y crecientes en los dos próximos años; con un negocio en aumento y un alto volumen de pedidos”.

Por último, el profesor destaca a NH Hoteles y apunta que la cadena está “muy bien posicionada en un segmento medio-alto de hoteles con un sector turístico que está disfrutando de un buen crecimiento, lo cual seguirá sirviendo de apoyo a la línea de ventas. La compañía conseguirá subir el precio medio por habitación y generar una mayor cantidad de caja a medio plazo”.

Raphaël Moreau, gestor-coordinador del fondo Sextant PME de la gestora Amiral ha seleccionado dos compañías para esta cartera. La primera de ellas es Barón de Ley. De esta bodeguera alaba a su equipo gestor, y dice el experto que “su presidente, Eduardo Santos, ha demostrado una fantástica gestión del capital, algo a lo que damos mucha importancia por lo mucho que puede contribuir a la remuneración del accionista”. Además, señala que “la valoración, si excluimos la caja del balance, es muy atractiva. Esto confiere a la compañía un perfil muy defensivo”.

Por último, destaca a Cementos Molins, “una pequeña cementera catalana con presencia en nueve países, aunque la liquidez del valor es muy baja. Como inversores de largo plazo y habiendo tomado una pequeña posición, esto no nos preocupa”.

Como siempre, los expertos alertan de que en bolsa no hay nada escrito, ni reglas infalibles, y aconsejan a los inversores vigilar regularmente la cartera para evitar contratiempos. Acontecimientos que puedan influir en la cotización o en la percepción del mercado pueden ser determina antes para que los inversores se formen una opinión y actúen en consecuencia.