Por qué a los empresarios ya no les da miedo meterse en política

El miércoles, los dos grupos de líderes empresariales formados para asesorar al presidente en asuntos económicos -la Iniciativa de Empleos de Manufactura y el Foro de Estrategia y Política- se disolvieron oficialmente en medio de la renuncia pública de varios miembros. Los que renunciaron al consejo antes de su disolución incluyeron: al CEO de Merck, Ken Frazier; al consejero delegado Kevin Plank de Under Armour; al CEO de Intel, Brian Krzanich; Scott Paul, al presidente de la Alianza para la Fabricación Americana; Richard Trumka, presidente de la Federación Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales; Presidente y CEO de Campbell Soup Company, Denise Morrison; Y al CEO de 3M, Inge Thulin.

Por qué a los empresarios ya no les da miedo meterse en política

Pero esta no fue la primera ola de CEOs que renunciaron a sus puestos de asesoría para el presidente. En junio, Elon Musk y el presidente de Walt Disney Company, Bob Iger, dijo que ya no serviría a la Casa Blanca tras la decisión del presidente de salir del Acuerdo Climático de París. El ex director general de Uber, Travis Kalanick, abandonó el foro en febrero en medio de las preocupaciones de empleados y clientes sobre la prohibición a viajeros y refugiados de naciones de mayoría musulmana.

Por qué a los empresarios ya no les da miedo meterse en política

Esto se ha convertido en un patrón común entre las noticias recibidas los últimos meses, donde líderes empresariales han hablado en público sobre temas políticos candentes, en oposición a acciones que no están alineadas con las misiones y los valores que sus empresas adoptan.

Por qué a los empresarios ya no les da miedo meterse en política

Sin embargo, incluso en el pasado reciente, los líderes empresariales siempre han sido cautelosos a la hora de hablar sobre las tragedias nacionales o las cuestiones políticas que no afectan directamente a sus negocios, a menos que pusiera en riesgo a parte de sus clientes potenciales. Sin embargo, David Bach, decano adjunto y profesor de administración de la Yale School of Management, sostiene que ahora estos líderes están descubriendo que en realidad se arriesgan más cuando no hablan.

Por qué a los empresarios ya no les da miedo meterse en política

“En una situación como la de Charlottesville, los directores ejecutivos están atrapados entre la espada y la pared – entre el presidente y otros actores clave. Por un lado, su trabajo requiere de líneas abiertas de comunicación con la Casa Blanca “, dijo Bach. “Sin embargo, esto implica el riesgo de perder credibilidad en su negocio y alienar a un número creciente de sus empleados y clientes que demandan una reprimenda pública contra las políticas de división del presidente Trump y las conferencias de prensa que abordan cuestiones raciales”.

Por qué a los empresarios ya no les da miedo meterse en política

William M. Klepper, profesor de administración de la Escuela de Negocios de Columbia, dice que si estos líderes no hacen públicas sus opiniones y las opiniones de su compañía, podrían crear incertidumbre sobre lo que representan sus empresas.”Este es un momento clave de liderazgo para los ejecutivos de negocios que deben reafirmar sus valores fundamentales y su código de conducta”, dice Klepper. “El beneficio es reforzar hacia sus grupos de interés la idea de que opera dentro de los principios éticos que han declarado. Como resultado, la empresa no sólo va a hacerlo bien, sino también a hacer el bien”.

Por qué a los empresarios ya no les da miedo meterse en política

Aunque es natural que los líderes quieran representar los valores que sus empresas representan, esta práctica no está exenta de controversia, ya que algunos cuestionan el papel de las empresas para impulsar la ideología, dentro o fuera de los muros de su oficina. No obstante, las declaraciones públicas muestran un papel cambiante en los líderes empresariales, quienes sienten que sus posiciones y visibilidad los obligan a ayudar a moldear el discurso público e incluso la política.

Por qué a los empresarios ya no les da miedo meterse en política

“Los líderes empresariales se están dando cuenta de que el negocio se está volviendo más político”, dice Bach. “Las compañías deben tomar cada vez más partido y no pueden simplemente esconderse cuando se trata de asuntos de política pública o cuestiones sociales”. En adelante, Klepper señala que el éxito de las empresas no sólo se medirá sobre la línea de fondo—beneficios—, sino sobre el crecimiento de una empresa que aprovecha las oportunidades y se rige por una misión que tiene impacto entre sus empleados y clientes.

[td_smart_list_end]