¿Cuáles son los principales retos de la división de TV de Atresmedia ante su transformación digital?

Uno de los principales retos que tenemos todos los operadores del sector es conseguir en el mercado digital un modelo de negocio sostenible y que posea una mínima equivalencia al del mal llamado “mercado tradicional”. Hoy por hoy todos estamos muy lejos de conseguirlo y no parece que sea sencillo. Dicho esto, nuestra estrategia, desde hace años, se ha significado por ofrecer a nuestra audiencia un servicio y una experiencia multipantalla del máximo nivel y así seguirá siendo.

¿Cuáles son los desafíos de la radio de Atresmedia ante la digitalización?

El proceso de digitalización en el entorno de la radio nos permite una mayor cobertura, movilidad y conocimiento de nuestras marcas y productos, lo que nos ayuda a mejorar en notoriedad. Debemos aprovechar la digitalización para incidir en una mayor difusión de nuestros contenidos y un mejor posicionamiento de nuestra oferta. En este sentido, el mayor desafío en un entorno de fuerte competencia es lograr captar una mayor cuota dentro del tiempo que los oyentes dedican a actividades vinculadas al ocio.

¿Cómo se está posicionando la TV de Atresmedia en los segmentos de vídeo bajo demanda, TV en diferido y distribución de los contenidos tanto en nuevos soportes como en nuevas plataformas?

En Atresmedia decidimos hace tiempo estar donde estaba nuestra audiencia sin esperar a que viniera a buscarnos. Pese a las dificultades en la monetización, reconocimos rápidamente que debíamos adaptarnos a los nuevos hábitos de consumo y liderar los avances en el ámbito digital. Somos conscientes de las enormes fortalezas y virtudes de la TV lineal pero también de que la distribución ya no es un factor esencial en la cadena de valor del negocio audiovisual. No es casualidad, por tanto, que Atresmedia fuera el primer operador en Europa en preestrenar contenidos online o que Antena 3 se convirtiera en la primera TV del continente en lanzar su propio canal en YouTube. En la actualidad, estamos muy orgullosos de ofrecer a nuestra audiencia los servicios de Atresplayer, la plataforma de TV online líder en España.

¿Qué piensa de los que sugieren que la centralización en dos grandes grupos de TV en abierto ha reducido la innovación tanto en tecnología como en formatos de programas?

Quiero dejar claro, en primer lugar, que Atresmedia y Mediaset no constituyen un duopolio, como quieren hacer ver voces interesadas, y sí un binomio altamente competitivo, algo que ocurre, por otra parte, en todos y cada uno de los países de nuestro entorno. Es decir, no somos ninguna anomalía. Aclarado este punto, y tomando como base esa enorme competencia que existe en el mercado televisivo español, estamos obligados a realizar permanentes ejercicios de optimización de nuestra actividad. De otro modo sería imposible mantener la posición que nos hemos ganado a lo largo de los últimos años. En un mundo convergente, donde se han difuminado las fronteras de la TV lineal y no lineal, en el que somos muchos los que competimos por el tiempo de ocio de los ciudadanos, hablar de duopolio suena como mínimo a trasnochado. Y es también esta convergencia la que nos obliga a estar en un constante proceso de innovación. Consecuencia de nuestra capacidad de innovación es el notable crecimiento de nuestra marca Series Atresmedia, que desde hace tiempo se asocia a series de calidad, grandes audiencias y éxito. ‘Tu cara me suena’ es otro buen ejemplo de nuestra capacidad para crear marcas exportables. Otra prueba de nuestra apuesta por la mejora constante es el liderazgo de Atresmedia en el mercado internacional. Nuestros canales Antena 3 Internacional, ¡Hola TV! y Atreseries, cuentan con más de 50 millones de hogares abonados en todo el mundo, lo que nos ha convertido en el primer operador privado de Europa en número de abonados y canales fuera de nuestras fronteras y en el operador no americano con más abonados en Latinoamérica.

¿Cómo están explotando las posibilidades del móvil y la tableta o plataformas como YouTube? ¿Cree que esto atraerá el interés que parecen haber perdido los más jóvenes por la TV en abierto?

Si se piensa detenidamente, los nuevos operadores quieren ser como nosotros y hacer lo que hacemos nosotros: contenidos audiovisuales, algo en lo que somos muy buenos. En los últimos meses, hemos cerrado acuerdos con gran parte de estos nuevos operadores y nuestras marcas brillan con fuerza en plataformas como Netflix o Movistar. Estamos convencidos de que son complementarios a nuestro modelo. Ellos tienen unos atributos y nosotros otros y los nuestros son especialmente relevantes.

Nadie como la TV en abierto para ofrecer una gran cobertura, trascendencia social o capacidad para generar eventos de masas. Nadie como la TV es capaz de centrar la conversación de la sociedad. Pero, insisto, nosotros ya no sólo somos una TV tradicional, somos una gran plataforma o fábrica de contenidos que se distribuye a través de todos los soportes. Es más, somos capaces de generar nuevos soportes como hemos hecho con Flooxer, que ha cerrado su primer año de vida con más de un millón de usuarios únicos mensuales y se ha consolidado como la plataforma de los creadores digitales en internet. Y a todo esto, déjeme añadirle que nadie como la TV en abierto está capacitado en la actualidad para ofrecer a audiencia y anunciantes un entorno tan controlado y profesional y un sistema de audiometría tan transparente y veraz.

La TV y la radio en abierto están resistiendo la fuerte competencia (cable, ‘podcasts’ o plataformas tipo Netflix). ¿Cómo lo consiguen?

Nosotros contamos con la ventaja de narrar el relato que cohesiona a la sociedad y con un sistema de medición de audiencias estable, creíble y consistente que hace que la TV sea de forma clara la primera y gran opción para los anunciantes, algo que está por llegar en el mundo digital. Somos capaces de crear un entorno donde los anunciantes saben que la comunicación de sus marcas y productos sale reforzada.