Antes de su lanzamiento, la leyenda que precedía al teléfono diseñado por Apple parecía desmesuarada. Incluso obtuvo el apodo de “teléfono de Jesús” – o mejor aún, “jPhone” – dadas las cualidades semi-milagrosas que se le atribuían. En ese momento, ninguno de nosotros creyó que podría estar a la altura de los pronósticos pero, para nuestra sorpresa, el iPhone resultó ser un dispositivo capaz de cambiar el juego, una nueva tecnología poderosa que impactó en la vida de cientos de millones de personas en todo el mundo, transformando la manera en que se comunicaban, trabajaban, aprendían y jugaban.

Pero lo más sorprendente del iPhone es el impacto que ha tenido en cinco grandes industrias. La primera industria transformada fue el mercado de PC, donde el ingenio de Apple consistió en poner uno en su bolsillo. Hasta la llegada del iPhone, las ventas de PC fueron de alrededor de 400 millones al año. Pero como el iPhone y los teléfonos inteligentes en general se han convertido en herramientas fundamentales para la información y en el sinónimo de productividad, comunicaciones y ocio, el PC ha ido perdiendo protagonismo. Antes de la revolución móvil que vino con el iPhone, la única forma en que la gente podía acceder a Internet era desde un PC o portátil.

Hoy en día, gracias al iPhone, iPad y todos los equivalentes de Android inspirados en las ideas de Apple, la gente tiene muchas más opciones para realizar las conexiones que necesitan sin importar su ubicación. Por esa razón, la industria del PC está vendiendo cerca de 275-290 millones de PCs al año, y esto ha consolidado la industria alrededor de Lenovo, de HP, Dell, de Acer y de Apple.

La segunda industria afectada por el iPhone fueron las compañías de telecomunicaciones como AT & T y Verizon. Antes del iPhone, la mayoría de los modelos de negocio de telecomunicaciones originales giraban en torno a la voz. Sí, la voz sobre IP se hizo popular en 2000 y ya había comenzado a empujar a las empresas de telecomunicaciones para pasar a la voz digital en lugar de los métodos tradicionales de entrega de voz de línea fija. Pero con el advenimiento del iPhone, se vieron forzados a abandonar el negocio tradicional de voz. Trate de encontrar un teléfono público hoy día, en contraste con los millones de teléfonos públicos que había hace una década.

Los proveedores de telecomunicaciones actuales son empresas de comunicaciones de datos cuyos modelos de negocio han sido completamente transformados. Todos han agregado nuevos elementos como servicios de información y entretenimiento, y todos se han convertido en conductos para múltiples tipos de servicios de datos a sus clientes.

La tercera industria que el iPhone cambió fue el negocio de cine y televisión. Para ver una película, las generaciones anteriores debían ir a una sala de cine, y para ver un programa de televisión, debían sentarse frente al televisor de casa. El iPhone creó una plataforma móvil para la entrega de videos y desde 2007 todos los grandes estudios de cine y televisión se han visto obligados a ampliar sus métodos de distribución para incluir servicios de descarga y transmisión a dispositivos móviles. Podemos dar las gracias a los millones de iPhones en el mercado, capaces de permitir que la gente vea vídeos en cualquier momento y en cualquier lugar, por empujar a estos estudios hacia un cambio así. También podemos agradecer al iPhone haber alimentado nuevos tipos de servicios de video como Youtube, Netflix y Hulu – potentes plataformas de streaming donde al menos el 50% del contenido se ve en algún tipo de dispositivo móvil.

La cuarta industria que sacudió la llegada del iPhone ha sido la industria del juego. Antes de 2007, la mayoría de los juegos se consumían a través de consolas de juegos, un PC o un dispositivo portátil como la Nintendo DS o Sony PlayStation Portable. El iPhone amplió el mercado de juegos para móviles y creó una nueva categoría de juegos basados ​​en el tacto, persuadiendo incluso a Nintendo a subir a bordo con juegos basados ​​en sus icónicas franquicias. Y aunque el modelo de libre juego móvil divide los ingresos, el potencial de exposición de la marca no tiene precedentes: el Pokémon Go solo de Niantic, con ángulo de realidad aumentado, ha sido descargado más de 750 millones de veces, mientras que las de toda la franquicia Mario de Mario alcanzan los 500 millones.

El iPhone también ha afectado a la industria de la salud. Hoy en día, uno puede usar un iPhone para monitorear varias métricas de estado físico, así como acceder a información detallada sobre la salud, conectarse con profesionales e incluso recibir consejos de salud prácticamente en cualquier momento y en cualquier lugar. Y esto que solo hemos comenzado a ver cómo los teléfonos inteligentes pueden afectar la industria sanitaria, un impacto que sin duda se expandirá a medida que esta industria abrace el teléfono inteligente para la atención ambulatoria.

Pero la influencia más transformadora del iPhone ha sido en la propia Apple. Antes del iPhone, Apple era conocida como Apple Computer. Hoy es Apple Inc., una compañía que fabrica mucho más que ordenadores. Y el iPhone hoy representa más del 60% de los ingresos totales de Apple, con ganancias récord cada año. Es uno de los productos más vendidos de la historia, con cerca de 1.300 millones de unidades en ventas globales, generando más de 800.000 millones de dólares en ingresos. Apple ya es la empresa más valiosa del planeta por capitalización de mercado y está en camino de transformar industrias de maneras que todavía no podemos ni imaginar.