Independientemente de lo que se piense de él, no se puede negar que Elon Musk es fascinante. A día de hoy es la persona más rica del mundo, con un patrimonio neto estimado en 222.000 millones de dólares, y ha cofundado empresas como el fabricante de coches eléctricos Tesla, el productor de cohetes SpaceX y la startup de túneles Boring Company. Su tasa de éxito es increíblemente alta.

En contraste con Jeff Bezos, la segunda persona más rica del mundo, que ha ganado mucho pero ha fracasado en 57 proyectos diferentes (y admite alegremente su «cascada de experimentos, errores y fracasos»), el enfoque de Musk parece ser un tiro de fusil en lugar de una escopeta. Musk y Bezos son las dos personas más ricas del mundo, así que debe haber mérito en ambos métodos. Pero, ¿cómo sigue Musk construyendo empresas que nunca fracasan?

Aunque se podría atribuir estos éxitos constantes a su coeficiente intelectual, que según los informes es de 155, hay muchas personas con un coeficiente intelectual igual de alto que no son multimillonarias. Lo que hace diferente a Musk es que piensa de forma diferente, estando limitado únicamente por las leyes de la física, después de lo cual, dijo, «todo lo demás es una recomendación».

Además, Musk utiliza modelos mentales específicos para resolver problemas del mundo real. En lugar de ser una teoría empresarial anecdótica, han demostrado que funcionan en la práctica en sus diversas empresas. Cuatro de estos modelos son el pensamiento de primeros principios, imaginar cosas en el límite, el ideal platónico y su marco de optimización. A continuación, los detallamos.

1. Aplica el pensamiento de primeros principios

Un primer principio es una verdad fundamental que es «conocida por naturaleza». El pensamiento de primeros principios consiste en eliminar las suposiciones subjetivas, los prejuicios y las conjeturas de los problemas y centrarse sólo en lo que es cierto. El objetivo, por tanto, es encontrar la verdad más simple que existe dentro de las leyes de la física, libre de tus limitaciones y creencias personales. Una vez definida esta verdad absoluta, se razona a partir de ella. Recortando, despojando y luego construyendo.

En la práctica, coge cualquier respuesta a la que hayas llegado y luego elimina todas las suposiciones. Musk cree que o bien encontrarás una respuesta mejor o la misma que todos los demás. Admite que «no hago ningún estudio de mercado» porque no es útil y todo el mundo se equivoca. «No importa quién seas, todo el mundo se equivoca alguna vez. Todos los diseños están equivocados, sólo es cuestión de cuán equivocados están».

Musk aplicó el pensamiento de primeros principios a los paquetes de baterías, por ejemplo. Se puede oír decir que «los paquetes de baterías son caros y así serán siempre». Pero las baterías están hechas de cobalto, níquel, aluminio y polímeros, materiales bastante baratos. Lo que es caro es la fabricación de esos materiales, cómo se combinan en una batería. El pensamiento de los primeros principios nos lleva a darnos cuenta de que las baterías no son caras, sino su fabricación, lo que significa que el problema a resolver es la fabricación.

2. Piensa en las cosas al límite

Pensar en las cosas en el límite es un experimento mental en el que cualquier problema se escala hacia arriba y hacia abajo para evaluar los cambios que se producen en ambas magnitudes. Un ejemplo reciente tiene que ver con la adquisición de Twitter por parte de Musk, tras la cual señaló que se editaría el límite de 280 caracteres, tuiteando que la «capacidad de hacer tuits largos [está] por llegar». Pensar en el límite de caracteres de Twitter significa imaginar cómo sería la plataforma con la longitud del tuit escalada hasta, por ejemplo, 50 caracteres, y hasta, por ejemplo, 1000. Ambos límites tendrían diferentes repercusiones para la red social.

Tanto si se trata de un problema con un producto, un servicio, un equipo o unos resultados, piensa en él a escala superior e inferior y juegue con las respuestas. Por ejemplo, si se trata de un problema de precios en el que intentas averiguar por qué algo es caro, imagina que tu volumen es de un millón de unidades. ¿Seguiría siendo caro el producto? Si es así, quizá haya que resolver un problema de economías de escala.

Sigue con los límites, tanto colosales como minúsculos. Si gestionaras una sola persona, ¿seguirías teniendo tu problema de recursos humanos? ¿Y diez mil? Si prestaras tu servicio a cinco clientes frente a un millón, ¿qué cambiaría? Incorpora la idea de escala minúscula y escala enorme a cada problema que tengas para pensar como lo haría Musk. Toma decisiones sin estar limitado por el legado, las normas, el dinero o los recursos y observa lo que es posible.

3. Imagina el ideal platónico del producto perfecto

Imaginar el ideal platónico significa visualizar tu solución en su forma más perfecta antes de intentar crearla en la realidad. Esto significa que la atención se centra en el producto perfecto y no en la aplicación perfecta de lo que resulta ser su conjunto de habilidades existentes.

Cuando se diseña un producto o se pone en marcha un negocio, la mayoría de la gente parte de la base de sus herramientas, habilidades y conocimientos, y luego piensa en lo que puede construir con eso. Musk dice, en cambio, que hay que trabajar hacia atrás desde el producto perfecto. Conceptualízalo y sólo entonces busca las herramientas, habilidades y conocimientos que necesitas para dar vida a ese producto. Según Musk, hay que intentar pensar en «el ideal platónico de, por ejemplo, el cohete o el coche perfecto». Piensa en las características que tendría, «y luego hazlo. Y entonces, descubre que si haces eso, la gente querrá comprarlo», dijo.

Pensar de este modo significa crear lo que realmente se necesita y no simplemente lo que se ajusta a tus habilidades. Deja de estar limitado por las opciones de tu vida y tus conocimientos. Evita que seamos parciales o que nos veamos afectados por nuestra experiencia, que podría no ser relevante en absoluto. Dentro de tu carrera y negocio, ¿cuál es la solución ideal? La oficina perfecta, el servicio perfecto, el producto perfecto. Visualízalo, familiarízate con cada una de las partes y luego trabaja hacia atrás a partir de ahí. Esto podría llevarte a replantear procesos, reestructurar tu equipo o reelaborar tu oferta, todo ello basado en el ideal platónico.

4. Sigue estos cinco pasos a la hora de optimizar

Musk cree que el mayor error que cometen los ingenieros inteligentes es optimizar algo que no debería existir. Por lo tanto, primero hay que averiguar si la optimización es siquiera necesaria. Para aplicar este método, antes de intentar optimizar algo, hay que seguir estos cinco pasos. El primer paso es «cuestionar«, o en palabras de Musk, «hacer que tus requisitos sean menos tontos». Aquí es donde cuestionas si tu solución al problema es o no la correcta. Aléjate y mira el problema con perspectiva. ¿Importa?

El segundo paso es «eliminar«. Musk cree que al diseñar una solución, la gente tiende a añadir cosas «por si acaso». Caer en el sesgo de la adición, en el que nuestra tendencia es sumar en lugar de restar, conduce a un resultado hinchado. El fundador de Tesla dice que hay que eliminar todo lo que es innecesario, llegando a decir que «si no estás añadiendo de nuevo al menos el 10% de las cosas que estás eliminando, no estás eliminando lo suficiente». Eliminar, reducir, eliminar un poco más.

El tercer paso es simplemente «optimizar«. Ahora que tienes el mejor intento de la solución correcta, optimiza y simplifica a partir de ahí, mientras sigues notando dónde puede haber errores. Después está el paso cuatro, acelerar el tiempo del ciclo y el paso cinco, automatizar.

Aunque Musk y SpaceX han utilizado este método para replantear el diseño de cohetes (y crear el «cohete mínimo viable»), puede aplicarse a las empresas, a la fabricación y a todos los campos del diseño de productos. Si simplificaras tus requisitos y recortaras todo antes de optimizar, acelerar y automatizar, ¿cómo de diferente podría ser tu negocio?

Date una oportunidad de éxito a escala de Elon Musk resolviendo los problemas de forma similar. Piensa como piensa Elon, lee lo que Elon lee y aborda los retos desde los primeros principios, el concepto de límites, el ideal platónico y su marco de optimización en cinco pasos.