El diseño de nuevos modelos de negocio, una estrategia alineada con los objetivos y la capacidad para identificar los partners adecuados para la transformación del equipo son algunos de los pilares fundamentales para liderar la transformación empresarial. En el camino de la transformación digital de los negocios y de las empresas, las organizaciones están ya diseñando una nueva hoja de ruta. ¿Cuáles son las piezas clave en la estrategia y evolución de las organizaciones actuales?

Sobre esta cuestión debatieron el pasado 21 de octubre, en el Hotel Majestic de Barcelona, moderados por el periodista Alberto García, los representantes de algunas de las empresas que han situado el cambio tecnológico como prioridad. Forbes y ServiceNow reunieron allí a Ramón López, director de Business Partner de CaixaBank; Ester Montorio, Global Head of Marketing de Cellnex; Ernest Calvet, vicepresidente del Área Mediterránea de ServiceNow; Xavier Milà, CEO de CTTI (Generalitat de Catalunya); Pablo Calvo, director de operaciones y tecnología de particulares de Banco Sabadell; Xavier Arderiu, desarrollo de mercado de OVERON servicios audiovisuales, Grup Mediapro; Eva Sirera, Technology Innovation Leader de Desigual.

La primera pregunta se lanzó a todos los invitados: ¿es ya una realidad la interconexión de las empresas con sus proveedores, empleados y clientes? “La interconexión entre empleados, clientes y proveedores es una voluntad y una necesidad”, expresó Ramón López, director de Business Partner de Caixabank. “Cualquier proceso lleva ya esa óptica y ya no hay otro camino”. Desde ServiceNow, su vicepresidente del Área Mediterránea, Ernest Calvet, explicó que debido a la alta concentración de clientes en su empresa y debido a que la interconexión es parte de su ADN, la tarea les ha resultado fácil, pero no por eso la menosprecian. Igualmente, Xavier Arderiu, de Grup Mediapro, afirmó que la conectividad es una de las ventajas y obligaciones de su firma, puesto que deben permanecer en constante comunicación con más de 8.000 profesionales repartidos por todo el mundo y, además, con el ecosistema audiovisual global.

Tal y como subrayó Ester Montorio, Global Head of Marketing de Cellnex, “el gran reto de las empresas es hacer fluir la información, y eso tiene una extrema complejidad”. Con ella estuvo de acuerdo Pablo Calvo, director de operaciones y tecnología de particulares de Banco Sabadell, que comparó las organizaciones con una aplicación: “a diferencia de las apps, es mucho más difícil ofrecer una nueva versión de una organización, ya que su transformación es un camino a recorrer todos juntos”. De forma similar, Eva Sirera, Technology Innovation Leader de Desigual, señaló que esto es de extrema necesidad en el mundo de la moda, donde proveedores, clientes B2B, empleados y clientes finales deben estar eficientemente comunicados. La visión del sector público la aportó Xavier Milà, CEO de CTTI (Generalitat de Catalunya), que percibió una sociedad bien encaminada en este sentido. “Es tarea de las administraciones públicas aproximarse y conectarse con el ciudadano y el emprendedor. Durante la pandemia hemos demostrado que estamos preparadas y capacitadas para ello: tenemos la tecnología, la voluntad y los recursos”.

A Ernest Calvet no le cupo duda que la transformación es vertical: “baja hacia los empleados directamente del top management, así que la cultura de la empresa determinará si se da una vocación más o menos innovadora”. Precisamente, en cuanto a innovación, Ester Montorio detectó dos tipos y, también, dos formas de innovar: “la innovación puede ser interna, desde el interior de la empresa, o externa, hacia nuestros clientes; y la podemos aplicar de manera estratégica o reactiva, es decir, entendiendo el cambio a nuestro alrededor y obrando en consecuencia o respuesta a un contexto o un entorno nuevos. Sea como sea, transformación es innovación: todos nos estamos convirtiendo en una empresa tecnológica”.

Identificar la necesidad o el problema y desarrollar una tecnología que aporte soluciones, en lugar de usar tecnologías, es parte del nuevo propósito de la innovación, asegura Pablo Calvo. Ramón López arguyó que, para él, la transformación digital y cultural de la empresa van de la mano y se retroalimentan. “Para el cambio real, hay que identificar a las personas transformadoras de la compañía y ayudarles con su voluntad de transformación mediante dinámicas organizativas y herramientas tecnológicas adecuadas”. Pero la innovación no se queda solamente en las empresas: los ciudadanos también la generan y se benefician de ella. Explica Xavier Milà que uno de los grandes objetivos es encontrar las plataformas pertinentes para la innovación participativa de toda la sociedad. “Necesitamos crear un espacio común de encuentro para innovar porque son incubadoras de oportunidad”.

Todos los participantes estuvieron de acuerdo en que el usuario, sea cliente o empleado, debe estar en el centro de todo esfuerzo innovador. “Es algo que no hay que olvidar: experiencia de usuario y usabilidad son fundamentales en cualquier proyecto tecnológico. Sin embargo, muchas veces esto entra en conflicto con la velocidad y la inmediatez con la que se demandan las soluciones que debemos aportar”, expresa Xavier Milà. Por su parte, Eva Sirera señala la colaboración, el testeo rápido y la reorientación con start-ups como otra posible solución rápida gracias al impulso creativo de las mismas para desarrollar tecnología punta.

En este sentido, eliminar los silos de datos aislados en cada departamento y compartir el conocimiento es esencial para fomentar una cultura de la colaboración que agilice procesos innovadores y los haga más eficientes y productivos. “Sin duda la interconexión de las distintas áreas de la empresa ayuda a mejorar la experiencia de usuario tanto de cliente como de empleado. La creación de data pool comunes tiene que acompañarse de una interfaz fácil de usar”, razona Ester Montorio. Metodologías y gobernanza adecuadas también serán necesarias, según opina Ramón López, para contar con un contenido verificado y visible para todos. De forma literal, en Desigual trabajan en espacios abiertos, sin puertas ni paredes, para que sea sencillo contactar con cualquier departamento para obtener y compartir la información deseada, explica Eva Sirera. En el caso de Mediapro, cuentan con grandes sistemas híbridos de almacenamiento y tratamiento de datos on the fly, además de un equipo especializado en análisis de datos y un centro de excelencia en inteligencia artificial para traccionar las iniciativas y disgregarlas en todas las unidades de negocio.

Como conclusiones de la jornada, Ramón López de CaixaBank. “Cuando detectamos un problema, lo introducimos en un grupo multidisciplinar y lo abordamos aplicando metodologías ágiles. Sobre todo, es muy importante que todos los actores que puedan aportar algo a la solución, estén implicados desde un primer momento. Precisamente, la filial CaixaBank Tech nace de la necesidad de incorporar talento en cada una de las partes de la cadena de valor, y queremos hacerlo con dinámicas distintas de las que ya tiene el banco”.

Ester Montorio de Cellnex. “Sin duda, la innovación constante es vital y forma parte de la esencia de Cellnex. Un buen ejemplo es la big data, queredunda siempre en beneficio de los clientes: con ella podemos conocerlos mejor y proporcionarles las infraestructuras de conectividad necesarias y el servicio apropiado, a día de hoy, con una disponibilidad del 99,9999%. Y es gracias al big data que hemos podido generar un algoritmo para la detección temprana de incidencias, incluso antes de que se produzcan, para así aplicar las distintas tareas de mantenimiento preventivo que sean necesarias. Intentamos dar soluciones innovadoras, propias de nuestra estrategia what’s next, como es el caso del proyecto de comunicaciones cuánticas que estamos desarrollando con CTTI e ICFO”.

Xavier Milà de la Generalitat de Catalunya “Las prioridades en cuanto a transformación digital incorporan el dato en la administración pública con la finalidad de proporcionar al ciudadano y a las empresas una ayuda rápida en todo momento. Como sociedad, todavía estamos en emergencia tras la pandemia y desde el sector público estamos centrados en la prestación”.

Pablo Calvo de Banco Sabadell. “La digitalización ha venido para quedarse. Estamos inmersos en este proceso de transformación, de uso de clouds públicos como elementos de resiliencia que permiten, a su vez, aligerar costes y cargas. Pero el reto real que implica es el de saber dónde lo digital debe aportar su valor. Porque mientras que hay tareas donde lo personal no es influyente, hay otras –como, por ejemplo, la compra de una casa– que requieren de ese trato cercano y ese acompañamiento que solamente un agente puede proporcionar al cliente”.

Xavier Arderiu de Grup Mediapro. “En nuestro sector trabajamos con vídeo, que consume mucho espacio de almacenamiento y ancho de comunicaciones, así como capacidad de computación. Además, la sociedad se mueve cada vez más, los servicios audiovisuales a escala son algo que nuestros clientes de todos los sectores nos solicitan. Es ahí donde aplicamos las nuevas tecnologías. AIProclips es un buen ejemplo de ello: hemos aportado nuestro know-how editorial para desarrollar una herramienta basada en inteligencia artificial que a los 5 minutos de la finalización de un partido de fútbol genera un resumen en vídeo con los momentos más relevantes de forma automática, que puede customizarse según distintos criterios, como darle mayor protagonismo a un jugador determinado”.

Eva Sirera de Desigual. “Estamos inmersos en estas tecnologías porque debemos estarlo. ¡No hay vuelta atrás! El mundo de la realidad virtual nos proporciona nuevas experiencias esenciales para el mundo de la moda, ya que la moda siempre es una representación de la persona, como los showrooms virtuales para nuestros clientes B2B. En cuanto a IA, usamos algoritmos para elaborar modelos de predicción de la demanda para optimizar el stock que nos permitan hacer compras en el momento adecuado. Y todavía hay más: por un lado, un algoritmo que permite diseñar unos patrones que aprovechen cada centímetro de material y, por otro lado, una web que se reconfigura a tiempo real para poder acompañar y suplir la necesidad que tenga cada usuario, basándonos en sus datos de navegación”.