El mundo cambia rápidamente, y no siempre es fácil ponerse al día y seguir el ritmo. Es mucho más difícil si tu mente se cierra a nuevas formas de hacer las cosas, a ideas que te desafían y a oportunidades de crecimiento.

Sigue aprendiendo y desafiando tu mente, y no sólo te harás más adaptable al cambio, sino que vivirás una vida más larga y saludable.

¿Cómo puedes tener una mente más abierta? Ya he escrito sobre el arte de mantener la curiosidad, dejando espacio para un sano vagabundeo mental, haciendo preguntas reflexivas, escuchando de verdad y experimentando con lo nuevo. Todas estas estrategias son útiles para mantener la mente abierta.

Otra táctica es estar abierto a la influencia de otros que ven el mundo de forma diferente que tu. Por eso, una de las mejores maneras de mantener la mente abierta es encontrar un mentor más joven, un tipo de asesor –como un contable o un abogado– que cultiva una relación más profunda contigo. Se interesa por tu éxito y por ayudarte a salir de tu propio camino.

A menudo pensamos en los mentores como personas mayores que han recorrido tu camino y tienen sabiduría y conocimientos que compartir gracias a sus décadas de experiencia. Pero un mentor más joven puede ofrecer un punto de vista totalmente diferente que te desafiará, te mantendrá alerta y te ayudará a aprovechar las perspectivas de futuro.

El valor de un mentor más joven

Un mentor más joven puede aportar mucho más que ayudarte con la última y mejor tecnología. Puede proporcionarle información importante sobre la cultura del lugar de trabajo y su impacto en ella como líder. Puede ayudarte a tomar el pulso de lo que funciona y lo que no funciona en la cultura desde la perspectiva de los jóvenes líderes emergentes. Y puede ayudarte a mantenerte abierto a los retos, al aprendizaje y a la asunción de riesgos.

«Mis mentores más jóvenes me aportan algo inestimable», escribe Liz Jin. «Me inspiran a asumir riesgos, a vivir el momento, a tener hambre de aprender y a mirar mis obstáculos con ojos nuevos y soluciones creativas«.

Julia Davis, directora de información de Aflac, emparejó a los empleados de TI de más edad con los recién graduados para facilitar la transferencia de conocimientos sobre las mejores prácticas y tendencias del momento. Este programa de «tutoría inversa» ha funcionado de maravilla a la hora de compartir conocimientos, y también está sacando a los trabajadores tradicionales de TI de sus silos.

La belleza de una relación de tutoría es que, cuando es una buena combinación y se facilita bien, crea valor tanto para el alumno como para el mentor. Un antiguo cliente ejecutivo mío, Bob Elton, diez años mayor que yo y director general de la Royal Crown Company en Vancouver (Columbia Británica), me contrató como entrenador para ayudarle a aprender nuevos enfoques de liderazgo. En muchos sentidos, me convertí en su mentor. Y yo también aprendí mucho de nuestras conversaciones. Fue una relación verdaderamente recíproca.

Por qué hay que estar abierto a la influencia

El cambio no es fácil. Puede resultar incómodo recibir críticas o rechazos contra creencias y verdades personales que se han mantenido durante mucho tiempo. Pero si se trata de comentarios de un mentor, de un entrenador, de un subordinado o de cualquier otra persona, la única manera de beneficiarse y crecer desde su perspectiva es estar abierto a la influencia. Esto puede ser algo en lo que eres realmente terrible. En lugar de estar abierto a la influencia cuando alguien te da su opinión, tal vez te pongas a la defensiva, argumentativo, cerrado. Quizás te sientas herido cuando alguien comparte que lo que estás haciendo no funciona. Lo que suele ocurrir a continuación: por autoprotección, activas el cerebro primario y luchas, huyes o te congelas.

Luchar parece responder con un comentario desagradable a la persona que te proporciona su perspectiva. Puede sonar como la creación de una coalición o una queja, entablando conversaciones con otros sobre lo herido que estás o lo equivocada que está la persona que te ha dado su opinión. La huida podría manifestarse como una renuncia al trabajo y culpar a tu jefe o a tus compañeros. La congelación puede consistir en adormecerse, tomarse una copa más de vino, ver Netflix o mantenerse ocupado. Ninguna de estas tres estrategias –lucha, huida o congelación– tendrá un resultado positivo.

Estar realmente abierto a la influencia significa que permites que otras personas cambien tu forma de verte a ti mismo, de comportarte, de pensar y de actuar. A través de sus aportaciones y de su participación, te cambian a ti. Tú permites que te cambien. Asimilas lo que dicen y ven y haces cambios.

Cambia tu perspectiva

Durante años, hemos equiparado la edad con la sabiduría, creyendo que una persona sólo tiene algo significativo que aportar cuando llega a una determinada edad o etapa de su carrera. Los programas de tutoría dentro de las organizaciones se estructuraron para incluir a un líder «experimentado» y a una persona «junior» de gran potencial. Sin duda, este tipo de tutorías han sido muy beneficiosas. Pero en un mundo que cambia rápidamente, tenemos tanto o más que ganar de los mentores más jóvenes.

Como explica la fundadora de keepwith, Megan Burke Roudebush, «desafiar la sabiduría convencional sobre la tutoría es un paso tan importante como cualquier otro en la construcción de relaciones estratégicas. Es fundamental que reconozcamos el papel esencial que desempeñan los mentores en todas las etapas de nuestros viajes, que tengamos una mentalidad abierta respecto a quiénes consideramos nuestros mentores y alumnos, y que nos centremos más en la calidad de los conocimientos y el potencial de la relación que en la edad de nuestros mentores

Mantenerse abierto como líder es uno de los retos más satisfactorios y difíciles a los que uno se enfrenta. Una de las muchas maneras de hacerlo es cultivar una relación de mentor con una persona más joven. Ponlo en tu lista de objetivos profesionales para 2023. No te arrepentirás.