Aunque las algas forman parte de la vida cotidiana en algunas partes del mundo –como China y Japón– desde hace mucho tiempo, en el hemisferio occidental siempre se han pasado por alto.

Afortunadamente, empresas como Oceanium, en Escocia, están haciendo que la gente vuelva a pensar en las plantas marinas y las algas, ya que exploran sus múltiples usos: desde ingredientes alimentarios y bioactivos naturales para la salud y la cosmética hasta materiales innovadores.

El Dr. Charlie Bavington y Karen Scofield Seal pusieron en marcha Oceanium en 2018. Inicialmente se creó para estudiar la posibilidad de fabricar envases biodegradables a partir de algas marinas, con el fin de hacer frente a la creciente crisis de residuos plásticos en los océanos.

«Ese viaje nos ha llevado en una dirección realmente interesante», dijo el Dr. Bavington. «Ahora hemos identificado una serie de aplicaciones para el material a base de algas, no sólo en los envases. Estamos desarrollando nuevos materiales a partir de los polímeros naturales que contienen las algas, y están encajando en todo tipo de nichos».

El Dr. Bavington explicó que estas aplicaciones incluyen envases solubles a base de algas, fibras textiles y films protectores. Añadió que los polímeros naturales de las algas son muy duraderos y biodegradables, por lo que son ideales para los envases biodegradables.

La empresa también ha desarrollado un producto de fibra que puede utilizarse como espesante en la repostería sin gluten o en batidos de frutas, así como fucoidan y betaglucano extraídos de las algas para ser utilizados en una serie de productos nutricionales y cosmecéuticos.

Añadió que sólo trabajan con algas cultivadas de forma sostenible, porque las algas silvestres son un hábitat marino vital que debe protegerse.

«La industria del cultivo de algas tiene muchas ventajas medioambientales y económicas», afirma Bavington. «Puede ayudar a crear puestos de trabajo a lo largo de las regiones costeras de todo el mundo y también a impulsar la capacidad de recuperación».

Apoyo de los organismos

Oceanium ya ha recibido financiación del WWF, de la UE y de Innovate UK, lo que, según Scofield Seal, es un «verdadero testimonio» de su modelo de negocio y su visión.

«Nuestra misión es habilitar la industria del cultivo de algas por los numerosos beneficios ambientales, sociales y económicos que conlleva», añadió.

«Va a ser enormemente importante en el futuro para la seguridad alimentaria y como sustituto de otros materiales. Sólo estamos rascando la superficie de lo que podemos hacer».

Dijo que más inversores están descubriendo el potencial de la economía azul, que se prevé que tenga un valor de tres billones de dólares en 2030. Añadió que la agricultura marina, incluidas las algas cultivadas, también está llamada a ser el componente de más rápido crecimiento de la industria mundial de producción de alimentos.

«Existe una gran oportunidad para que los inversores de la economía azul se involucren, porque los productos que fabricamos tienen una gran demanda, con un valor añadido de sostenibilidad», añadió.

Paul Dobbins, senior director Impact Investments de WWF, dijo que invirtió en Oceanium porque quiere que el cultivo de algas avance en el Atlántico Norte y en la cuenca del Pacífico Oriental, y por los beneficios sociales y climáticos que proporciona.

«Pero no conseguiremos esos beneficios a menos que haya un mercado para las algas», añadió. «A través de nuestra inversión en Oceanium, esperamos poner de relieve este aspecto concreto del sector, para que otros se fijen en Oceanium y en otras empresas que intentan conseguir lo mismo. Las algas, cuando se cultivan, aportan beneficios al ecosistema, crean puestos de trabajo en las comunidades costeras, desarrollan productos alimenticios altamente nutritivos y funcionales y materias primas para la industria».