Nadie va a perder más con la implosión de FTX que Sam Bankman-Fried, el niño prodigio de las criptomonedas que fundó la plataforma de intercambio de activos criptográficos y la llevó a la ruina esta semana. Su patrimonio neto, que llegó a ser de 26.500 millones de dólares, se ha desplomado a menos de mil millones de dólares, una de las caídas más rápidas de la historia de los multimillonarios. Los usuarios y empleados de FTX también pueden sufrir grandes pérdidas, porque Bankman-Fried está intentando reunir fondos de emergencia para cubrir un déficit de hasta 8.000 millones de dólares, ya que los clientes exigen que se les devuelva su dinero. «No puedo prometer nada», tuiteó el jueves, diez de noviembre. «Pero voy a intentarlo».

Luego están los inversores de FTX.

A medida que el intercambio de criptomonedas se disparó en tamaño, se convirtió en un gran atractivo para los capitalistas de riesgo ansiosos por entrar en el auge de Bitcoin. En junio de 2021, FTX recaudó 1.000 millones de dólares –y su valoración era de 18.000 millones– de inversores de riesgo como Paradigm, SoftBank y Sequoia Capital. Tres meses más tarde, FTX consiguió un botín de 421 milloneselevando su valoración a 25.000 millones– de inversores como la firma propiedad del gobierno de Singapur Temasek, Tiger Global Management y el Plan de Pensiones de Profesores de Ontario. En enero de este año, los precios de las criptomonedas estaban en declive, pero FTX siguió adelante. Los inversores, muchos de los cuales también habían inyectado dinero en las rondas anteriores, pusieron otros 400 millones en FTX, cuya valoración ascendió hasta los de 32.000 millones.

Esa cifra de 32.000 millones de dólares se ha esfumado. También se han esfumado los más de 1.800 millones de capital que los inversores inyectaron en FTX a lo largo de tres años: al menos dos de los principales accionistas están reduciendo su inversión en FTX a 0 dólares: la empresa de capital riesgo Sequoia y, al parecer, la empresa centrada en las criptomonedas Paradigm. FORBES hizo lo mismo, eliminando a Bankman-Fried y al cofundador Gary Wang de nuestra lista de multimillonarios este miércoles, basándose en el colapso tanto de FTX como de la empresa de comercio de la pareja, Alameda Research.

En sentido estricto, las pérdidas de los inversores de FTX se limitan a los aproximadamente 1.800 millones de dólares que invirtieron en el negocio. Pero sus pérdidas sobre el papel son mucho, mucho mayores. Si alguno de estos inversores hubiera cobrado en enero, cuando FTX alcanzó su valoración de 32.000 millones, se habría enriquecido en decenas o incluso en cientos de millones de dólares. En cambio, podrían acabar sin nada.

¿Quién perderá más? FORBES tiene una lista de accionistas de FTX, que nos envió Sam Bankman-Fried en agosto durante nuestro reportaje para la lista Forbes 400. Aquí están las empresas de capital riesgo, el plan de pensiones y dos patrocinadores famosos que tienen mucho que perder si FTX no se salva.

SEQUOIA CAPITAL

Participación en FTX: 1,1%.
Cantidad estimada invertida (sólo en FTX): 200 millones de dólares.
Valor máximo en enero de 2022: 350 millones de dólares.

El fondo de capital riesgo de Silicon Valley, famoso por sus inversiones en gigantes tecnológicos como Apple, Google y Airbnb, compró en las rondas de serie B y B-1 de FTX junto con Sequoia Capital Global Equities, por una suma de más de 200 millones de dólares, según una carta que Sequoia compartió en Twitter este miércoles, nueve de noviembre. «FTX es el criptointercambio global de alta calidad que el mundo necesita», dijo el socio de Sequoia Alfred Lin en junio de 2021, después de la ronda de serie B. «Sam es el fundador perfecto para construir este negocio, y la ejecución del equipo es extraordinaria».

Los cálidos sentimientos eran mutuos: según un informe publicado este jueves, diez de noviembre, por The Information, Alameda Research y el fondo de capital riesgo respaldado por Bankman-Fried, FTX Ventures, comprometieron «cientos de millones de dólares» en fondos dirigidos por Sequoia y otras dos firmas.

El valor de las inversiones de Sequoia en FTX alcanzó un máximo de 350 millones de dólares a principios de este año, lo que supone probablemente la mayor pérdida para un inversor externo en el exchange. Sequoia dijo en su carta a sus inversores que su participación en FTX representaba menos del 3% del capital comprometido de un fondo, y que la pérdida de 150 millones de dólares del fondo se compensa con unos 7.500 millones de dólares en ganancias realizadas y no realizadas.

TEMASEK

Participación en FTX: 1%.
Cantidad estimada invertida: 205 millones de dólares.
Valor máximo en enero de 2022: 320 millones de dólares.

Empresa de inversión propiedad del gobierno de Singapur, Temasek es el segundo mayor inversor externo en la tabla de capitalización, con siete millones de acciones. Esta empresa de 297.000 millones de dólares (en activos), que posee grandes participaciones en el Grupo DBS de Singapur y en Singapore Airlines, invirtió en las tres principales rondas de financiación de FTX. Con su participación de 320 millones de dólares a punto de no valer nada, un portavoz de Temasek dijo a Reuters el miércoles diez de noviembre que estaban «al tanto de los acontecimientos» y que estaban «involucrando a FTX en nuestra calidad de accionista».

PARADIGM

Participación en FTX: 1%.
Cantidad estimada invertida: 215 millones de dólares.
Valor máximo en enero de 2022: 315 millones de dólares.

Paradigm, una firma de inversión «centrada en el apoyo a las empresas y protocolos de cripto/Web3 del mañana», invirtió en las rondas de serie B y C del exchange y poseía casi siete millones de acciones de FTX a partir de agosto. «Hay un futuro brillante por delante para Sam y FTX», dijo el cofundador de Paradigm, Matt Huang, en julio de 2021, «y Paradigm está emocionado por formar parte de él».

Según The Information, Alameda Research también invirtió al menos 20 millones de dólares en Paradigm.

PLAN DE PENSIONES DE LOS PROFESORES DE ONTARIO

Participación en FTX: 0,4%.
Cantidad estimada invertida: 80 millones de dólares.
Valor máximo en enero de 2022: 125 millones de dólares.

El Plan de Pensiones de los Profesores de Ontario, que gestiona los fondos de jubilación de 333.000 profesores de la provincia canadiense, invirtió un total de 95 millones de dólares entre FTX y FTX U.S. a finales de 2021 y principios de 2022. Solo la parte de FTX de esa inversión tenía un valor estimado de 130 millones de dólares tras la ronda de serie C de FTX –antes del criptoinvierno y la crisis actual–. «Si bien hay incertidumbre sobre el futuro de FTX», escribió Ontario Teachers’ en un comunicado, «cualquier pérdida financiera en esta inversión tendrá un impacto limitado en el plan, dado que esta inversión representa menos del 0,05% de nuestros activos netos totales».

Otras empresas que pierden

Aunque estos son los principales accionistas identificados en la tabla de capitalización obtenida por FORBES, hay otros grandes inversores no mencionados que probablemente han perdido mucho.

El resto de los inversores de la serie B de FTX, que compraron en la ronda 1.000 millones de dólares en junio de 2021, poseen otro 3,5% de la bolsa. Entre estos inversores se encuentran entidades vinculadas a los multimillonarios Paul Tudor Jones, Daniel Loeb e Israel Englander, además de empresas como Tiger Global Management y SoftBank, que también participaron en la ronda de serie C de FTX en enero, lo que probablemente les convierte además en accionistas importantes.

Los inversores de la ronda B, sin incluir a Temasek y Paradigm, poseen casi el 1% de FTX, según la tabla de capitalización, lo que sitúa sus pérdidas en papel en más de 270 millones de dólares. Son cifras importantes, pero una gota de agua para estos fondos, que suelen tener tanto capital que pueden permitirse invertir grandes sumas en decenas de unicornios de riesgo, siempre que al menos uno o dos funcionen.

A famosos y empleados también les afecta

Al menos dos rostros famosos que firmaron acuerdos de patrocinio con FTX también están a punto de perder. La leyenda de la NFL Tom Brady y la modelo Gisele Bündchen​​ poseían el 0,15% y el 0,09% de FTX en junio de 2021, respectivamente, según una tabla de capitalización anterior también compartida con FORBES por Bankman-Fried. Teniendo en cuenta la supuesta dilución en las siguientes rondas de financiación, FORBES estima su participación en FTX en un 0,14% y un 0,8%, respectivamente. No está claro cuánto invirtió la expareja por sus acciones, pero la participación estimada de Brady habría valido 45 millones de dólares, y la de Gisele, 25 millones, antes de que los precios de las criptomonedas cayeran.

Entre los más afectados: los empleados de FTX. Según la tabla de capitalización, el grupo de opciones de la compañía poseía 20.858.124 acciones, o alrededor del 3% de FTX, en agosto. En enero, los empleados de FTX poseían acciones por valor de 950 millones de dólares. Ahora es probable que no valgan nada. ¿Recuperarán ese dinero? Bankman-Fried ha dejado claras sus prioridades: primero los usuarios, según una serie de tuits que publicó el jueves diez de noviembre, luego se centrará en los inversores –»antiguos y nuevos»– y después se ocupará de los trabajadores. Bueno, los que «han luchado por lo que es correcto para su carrera», aclaró, «y que no fueron responsables de ninguna de las cagadas».