En mi libro Tech Trends in Practice (Tendencias tecnológicas en la práctica), hablo sobre muchas tendencias tecnológicas que ya están saliendo de los departamentos de I+D e incorporándose a la vida cotidiana, pero creo que las cinco siguientes tendrán los impactos más profundos en nuestra sociedad y en la raza humana en su conjunto.

Inteligencia artificial

La inteligencia artificial, o IA, y el aprendizaje automático se refieren a la capacidad de las máquinas para aprender y actuar de forma inteligente, lo que significa que pueden tomar decisiones, realizar tareas e incluso predecir resultados futuros basándose en lo que aprenden de los datos.

La IA y el aprendizaje automático ya desempeñan un papel más importante en la vida cotidiana de lo que se puede imaginar. Alexa, Siri, las recomendaciones de productos de Amazon, las recomendaciones personalizadas de Netflix y Spotify, cada búsqueda que haces en Google, los controles de seguridad para las compras fraudulentas con tarjeta de crédito, las aplicaciones de citas, los rastreadores de fitness… Todo ello está impulsado por la IA.

La IA va a revolucionar casi todas las facetas de la vida moderna. Stephen Hawking dijo: «El éxito en la creación de la IA sería el mayor acontecimiento de la historia de la humanidad«. Y añadió: «Por desgracia, también podría ser el último, a menos que aprendamos a evitar los riesgos«.

Los riesgos son potencialmente enormes para la sociedad y la vida humana tal y como la conocemos, sobre todo si tenemos en cuenta que algunos países se apresuran a desarrollar armas autónomas con IA. La IA y el aprendizaje automático son la base sobre la que se construyen muchas otras tecnologías. Por ejemplo, sin la IA, no habríamos logrado los increíbles avances en el Internet de las Cosas, la realidad virtual, los chatbots, el reconocimiento facial, la robótica, la automatización o los coches sin conductor, por nombrar solo algunos.

La IA también va a transformar los empleos humanos. La automatización posibilitada por la IA tendrá un impacto especialmente significativo y puede provocar el desplazamiento de muchos puestos de trabajo. Pero en lugar de suscribir una visión de un futuro distópico en el que todos los puestos de trabajo humanos se cedan a los robots, creo que la IA mejorará nuestra vida laboral. La IA mejorará el trabajo de los humanos, y surgirán nuevos puestos de trabajo que sustituirán a los desplazados.

Además, a medida que las máquinas se vuelvan más inteligentes y capaces de realizar más tareas humanas, creo que nuestras capacidades exclusivamente humanas, como la creatividad, la empatía y el pensamiento crítico, serán aún más valiosas en los lugares de trabajo del futuro.

Tecnología genética

La genómica es un campo interdisciplinar de la biología que se centra en la comprensión y manipulación del ADN y los genomas de los organismos vivos. La edición de genes es un grupo de tecnologías que permite la ingeniería genética para cambiar el ADN y la estructura genética de los organismos vivos.

La biotecnología está avanzando hasta el punto de que es viable alterar el ADN codificado dentro de una célula; esto influirá en las características o rasgos que tendrá su descendencia. En las plantas, esto podría afectar al número de hojas o a su coloración, mientras que en los seres humanos podría afectar a su altura, al color de sus ojos o a su probabilidad de desarrollar enfermedades. Esto abre un abanico de posibilidades casi ilimitado, ya que significa que cualquier característica de un organismo vivo que se herede puede, en teoría, modificarse.

Gran parte del trabajo que se está realizando con la edición de genes se encuentra en el campo de la asistencia sanitaria. Entre los proyectos actuales más apasionantes está la corrección de mutaciones del ADN que pueden conducir a enfermedades graves como el cáncer o las cardiopatías. Pero, quizás más que con cualquier otra tecnología, hay un gran número de preocupaciones éticas y legales, así como preguntas de «qué pasaría si» cuando se trata de la manipulación y edición genética. La edición del genoma en humanos está actualmente prohibida en muchos países, incluida gran parte de Europa, ya que no se conocen sus resultados a largo plazo.

Con algo tan potencialmente transformador para la sociedad como la genómica, puede ser fácil dejarse llevar pensando en posibilidades como la eliminación del cáncer o incluso la prolongación indefinida de la vida humana. En realidad, es probable que esos enormes avances estén muy lejos, si es que alguna vez son posibles. Centrarse en la resolución de problemas más pequeños que tengan una repercusión inmediata en el mundo real es probablemente más fructífero a corto plazo.

Interfaces humano-ordenador

Las interfaces humano-ordenador crean dispositivos y tecnologías wearable (portátiles) que contribuyen a mejorar el rendimiento físico y potencialmente mental de los seres humanos y nos ayudan a llevar una vida más sana y mejor. Quizás los ejemplos más frecuentes de dispositivos portátiles sean las bandas de seguimiento de la actividad física y los relojes inteligentes: dispositivos pequeños y fáciles de llevar que suelen controlar nuestra actividad y proporcionar información que nos ayuda a llevar una vida más sana, mejor y más productiva.

Sin embargo, el término wearable no se refiere necesariamente a algo que se coloca en la muñeca o en cualquier otra parte del cuerpo; también se refiere a la ropa inteligente, como las zapatillas de correr que pueden medir la marcha y el rendimiento, a avances como las prótesis robóticas y a la tecnología robótica portátil utilizada en entornos industriales.

A medida que la tecnología se hace más pequeña e inteligente, la gama de wearables se va a ampliar, y surgirán nuevos productos más pequeños e inteligentes que sustituirán a los wearables que conocemos hoy. Por ejemplo, ya tenemos gafas inteligentes, pero es probable que sean sustituidas por lentes de contacto inteligentes. Después, las lentes de contacto inteligentes serán probablemente sustituidas por implantes oculares inteligentes.

Avances como éste llevan a muchos a creer que los humanos y las máquinas acabarán fusionándose para humanos, transhumanos, o humanos 2.0, en los que el cuerpo humano se equipa como un coche deportivo para lograr un mayor rendimiento físico y mental. Esto transformaría el mundo de la medicina y, con el tiempo, podría incluso desafiar nuestra comprensión de lo que significa ser humano.

A nivel social, podríamos estar dirigiéndonos hacia una división aún mayor entre ricos y pobres, entre los que tienen y los que no tienen. La tecnología promete ayudarnos a vivir más tiempo y con más salud, tal vez incluso ofreciéndonos la posibilidad de vivir para siempre, pero probablemente sólo para aquellos que puedan permitírselo. Imagínese una sociedad en la que los ricos son efectivamente superhumanos que viven para siempre, y todos los demás son normales y desfavorecidos… También hay una cuestión ética más amplia sobre si deberíamos querer vivir vidas excesivamente largas, dada la enorme presión que supondría para nuestro planeta.

La realidad extendida (RX)

La realidad extendida, o RX, engloba la realidad virtual, la realidad aumentada (RA) y la realidad mixta, y se refiere al uso de la tecnología para crear experiencias digitales más envolventes.

En la práctica, la RX se utiliza para potenciar el compromiso con la marca, permitir que los consumidores prueben antes de comprar, mejorar el servicio al cliente, hacer más eficaz el aprendizaje en el lugar de trabajo y mejorar otros procesos organizativos.

Las tecnologías XR ofrecen formas emocionantes y totalmente nuevas para que las personas experimenten el mundo que les rodea. Estas tecnologías ya están encontrando aplicaciones muy reales en nuestro mundo, y es probable que cambie drásticamente la forma en que interactuamos con la tecnología. De hecho, las experiencias de RA basadas en el móvil, como la aplicación Pokemon Go, generaron más de 3.000 millones de dólares en ingresos globales en 2018. La RX es también la interfaz de usuario en el metaverso, la idea de un universo virtual en el que podemos ser quien sea o lo que queramos, mientras exploramos el mundo digital de los juegos, nos reunimos, vamos a eventos o cualquier cosa en la línea con el argumento de la película Ready Player One.

Pero la accesibilidad y la disponibilidad son obstáculos obvios que hay que superar, dado que los auriculares RX pueden ser caros, voluminosos y toscos. Pero la tecnología se volverá más común, asequible y cómoda de usar, lo que aumentará las posibilidades de que se generalice su uso. Los mayores retos serán la privacidad y los posibles impactos mentales y físicos de las tecnologías altamente inmersivas.

Impresión 3D

La impresión 3D, también conocida como fabricación aditiva, consiste en crear un objeto 3D a partir de un archivo digital construyéndolo capa a capa. La impresión en 3D puede parecer claramente más de baja tecnología que la inteligencia artificial o la edición de genes, pero tiene el potencial de transformar completamente la fabricación y otras industrias.

Con la impresión 3D, las fábricas del futuro podrían imprimir rápidamente piezas de repuesto para la maquinaria in situ. Se podrían sustituir líneas de montaje enteras por impresoras 3D. Podríamos imprimir tejidos humanos para trasplantes, armas e incluso alimentos.

La tecnología de impresión 3D ofrece muchas oportunidades, pero también conlleva algunos inconvenientes, retos y obstáculos que hay que superar. Aunque tiene el potencial de reducir el impacto medioambiental de la fabricación al utilizar menos materiales en general, tenemos que considerar el impacto medioambiental de las propias impresoras.

La impresión 3D también presenta problemas para los propietarios de la propiedad intelectual, ya que la tecnología permite a los falsificadores producir artículos con licencias falsas de forma barata y sencilla. También existe el problema de que las armas pueden imprimirse fácilmente en 3D. Una cosa que me parece especialmente emocionante de la impresión 3D es el potencial que ofrece para la personalización masiva de productos. Gracias a la impresión 3D, los productos y los diseños se pueden personalizar para adaptarse a peticiones puntuales en los pedidos, y esto podría abarcar cualquier cosa, desde zapatillas deportivas personalizadas hasta alimentos que se adapten a nuestras necesidades nutricionales individuales.

No hay que perder de vista estas tecnologías, ya que creo que tienen el mayor potencial para influir en el futuro de la vida humana y de nuestra sociedad.