Por fin ha llegado el temido día: tu jefe quiere que vuelvas a la oficina a tiempo completo. Has podido teletrabajar desde que empezó la pandemia y tienes un rendimiento superior a la media. Volver a la oficina significa muchas horas y un viaje al trabajo en el que pasarás más tiempo en el coche que con tu familia. Por no hablar del hecho de que el aumento de los precios de la gasolina ha incrementado significativamente el coste de los viajes de ida y vuelta al trabajo.

No eres el único que se resiste a volver a la oficina. Según una encuesta de FlexJobs de 2021, el 65% de los encuestados quiere seguir siendo trabajador remoto a tiempo completo. Y más de la mitad dijo que buscaría «absolutamente» un nuevo puesto si no pudiera seguir trabajando a distancia.

Pero antes de considerar la posibilidad de dejar tu trabajo, vale la pena intentar negociar con tu empleador. Esto es lo que necesitas saber para preparar la conversación y tener éxito.

Investiga

Antes de hablar con tu jefe, aclara la política de trabajo desde casa de tu empresa. ¿Cuáles eran antes y después de la pandemia? ¿Alguno de tus compañeros ha podido negociar un acuerdo de teletrabajo permanente y, en caso afirmativo, cómo? Disponer de todos los datos necesarios te proporcionará una ventaja adicional en caso de que la necesites.

Céntrate en los beneficios para el empleador

Señala que el trabajo a distancia beneficia a la empresa al reducir los costes operativos. Esto significa que se eliminan los gastos generales, como los gastos de alquiler, el mobiliario de oficina, los servicios públicos, los seguros y los suministros. Por ejemplo, las estadísticas de Global Workplace Analytics revelan que IBM se ahorró 50 millones de dólares en costes inmobiliarios al permitir a los empleados trabajar desde casa. Además, los trabajadores remotos son un 47% más productivos, según la empresa de inteligencia de productividad Prodoscore. Otros beneficios para el empleador son el aumento del rendimiento, el compromiso y la retención de los empleados.

Prepara una propuesta

Ahora es el momento de preparar una propuesta por escrito. Quieres que te tomen en serio y tener un documento demuestra que has pensado mucho y te has esforzado. Aunque no tiene que ser muy larga, tu propuesta debe incluir lo siguiente:

  • Una petición concreta: si quieres trabajar a distancia a tiempo completo o unos días a la semana.
  • Ejemplos de éxito del trabajo desde casa con métricas.
  • Cómo el trabajo a distancia beneficiará al empleador con estadísticas.
  • Cómo gestionarás la comunicación regular con tu jefe y el equipo.

Practica tu solicitud

Practica lo que vas a decir antes de reunirte con tu jefe. Así, la reunión será más eficaz y te dará tiempo a ganar confianza. Además, intenta anticiparte a las preocupaciones que pueda plantearte y cómo las vas a abordar. También querrás preparar una agenda que puedas utilizar para guiar la discusión.

Pide una reunión en persona

Siempre que sea posible, negocia un acuerdo de teletrabajo en persona. Es más fácil establecer una relación y te permite beneficiarte de las señales verbales y no verbales, como el lenguaje corporal, el tono de voz y el contacto visual. Sin embargo, si no es posible, no pases por alto los primeros minutos de charla para conectar a nivel personal. Además, elimina todas las distracciones para poder concentrarte en la conversación y rendir al máximo.

Rebosa energía positiva

Aunque tú y tu jefe no tengáis la mejor relación, es esencial mantener un ambiente positivo. Puedes hacerlo de varias maneras:

  • Mantén la calma y no te emociones.
  • Saluda de forma amistosa.
  • Sonríe cuando sea apropiado.
  • Reconoce sus preocupaciones.
  • Utiliza un lenguaje corporal abierto.

Cuanto más asumas que las cosas se resolverán a tu favor, más relajado te sentirás.

Pon ejemplos

Es importante respaldar tu propuesta con resultados medibles. Hazle saber a tu empleador que has sido más eficiente y feliz trabajando desde casa. Demuestra cómo has mantenido la calidad de tu trabajo. Si puedes aportar datos que muestren cómo ha aumentado tu productividad trabajando a distancia en comparación con cuando estabas en la oficina a tiempo completo, aún mejor.

Ofrece opciones

Sé paciente y flexible con tu jefe durante el proceso de negociación. Por ejemplo, si pides trabajar desde casa a tiempo completo y no se sienten cómodos con la idea, sugiere una opción híbrida. Otra idea es proponer un periodo de prueba. De este modo, puedes trabajar a distancia durante unos meses y luego reunirte para reevaluar la situación.

Por escrito

Tanto si se acuerda un régimen de trabajo desde casa permanente como un periodo de prueba, hay que poner el acuerdo por escrito. Una forma fácil de confirmar los detalles es hacer un seguimiento con tu jefe por correo electrónico. De este modo, el acuerdo queda documentado y se aplicará independientemente de un cambio de liderazgo.

Prepárate para un «no»

Si después de seguir estos pasos has recibido un «no», pregunta a tu jefe sobre sus preocupaciones. De este modo, puedes tratar de identificar los obstáculos y abordarlos inmediatamente. Como mínimo, puedes pedir que se vuelva a hablar de ello dentro de unos meses.

El impulso del trabajo a distancia está ganando adeptos. Y a medida que pase el tiempo, más empresas se comprometerán a trabajar totalmente a distancia o a ofrecer a los empleados una opción híbrida. Si presentas tu caso de forma profesional, segura y concisa, es probable que llegues a un acuerdo que beneficie a ambas partes.