Desde los inicios de la economía moderna ha existido un consenso absoluto en la necesidad de contar con instituciones centrales que respalden el valor de las divisas de cada país o región. De ahí la existencia de los bancos centrales, que en las últimas décadas han tenido el monopolio de decisión sobre el valor del dinero, y por extensión, del valor de las cosas. Gracias a esa capacidad, ejercida normalmente a golpe de “imprimir” más o menos billetes, han conseguido controlar procesos inflacionistas, mitigar crisis internacionales o fomentar la actividad empresarial. Sin embargo, la entrada en funcionamiento de bitcoin en 2008, la primera moneda virtual creada bajo tecnología blockchain, ha puesto en duda ese monopolio, planteando dudas sobre la necesidad de seguir contando con esas instituciones centrales de respaldo o dejar que sean los propios usuarios quienes gestionen su funcionamiento.

Para debatir sobre este proceso de descentralización de la economía, Forbes España y Belobaba organizaban el pasado 30 de septiembre una mesa de debate en la Fundación Pons de Madrid con algunos de los mayores expertos en la materia. Un encuentro moderado por la periodista económica Eva Pla en el que han participado Lluís Mas, CEO de Belobaba; Rubén Nieto, managing director de Allfunds Blockchain; Mathieu Cottin Co-founder and Chief of Operations at Tokeny Solutions; y Martín Huete, de Investment Services.

¿Es una moda pasajera o realmente se está descentralizando la economía? Esa es la primera pregunta que ha planteado Eva Pla al resto de participantes. El primero en intervenir ha sido Mathieu Cottin, de Tokeny Solutions, quien ha contado que cuando presentó sus servicios por primera vez en 2016 “solo lo hizo ante algunos perfiles técnicos”, mientras que ahora lo hace ante “todo tipo de personas”, algo que, en su opinión, demuestra que “la tokenización es una tendencia creciente”. Y es que, para Rubén Nieto, de Allfunds Blockchain, “todo empieza con una moda que a veces se consolida y se convierte en tendencia”. En su opinión, la realidad ha demostrado que “se puede tokenizar cualquier cosa”. De hecho, Nieto dirige la primera compañía que ha conseguido aplicar este sistema a los fondos de inversión, bajo la supervisión de la CNMV, que, según cuenta “nos ha dicho que vamos en la dirección correcta”, por lo que espera que se produzcan los cambios regulatorios necesarios que faciliten el proceso.

Para Lluís Mas, de Belobaba, hubo un antes y un después con la aparición del Bitcoin. Considera que es una disrupción ya que es “la primera vez que podemos intercambiar valor en internet de manera fehaciente sin una tercera pata de confianza”. Y es que, según cuenta, “es una moneda sin obligación de uso, totalmente libre, y desde entonces se ha impulsado una transformación que, en lugar de haber estado liderada por los bancos, como es habitual, ha estado encabezada por los propios usuarios, aunque ahora hay que ver cómo damos cabida regulatoria a todo esto”, aclara. Una revolución que para Martín Huete, de Investment Services, “está poniendo en peligro el oligopolio bancario”, ya que considera que “ni las entidades ni los reguladores podrán frenar la imparable descentralización de la economía”, lo que provocará “un cambio cultural en favor de la soberanía del individuo”.

Todos coinciden, por tanto, en que esta tendencia irá a más, y que quien no se adapte a ello se quedará atrás. Para Mathieu Cottin, “igual que hace 20 o 30 años había que aprender a usar internet, ahora hay que aprender cómo funciona el blockchain«, y ha puesto como ejemplo que, «en un futuro tokenizado, ya no le darás a tus hijos un billete para ir al cine, sino un token que representa un valor concreto para ver una película en un cine determinado y a una hora concreta». Un empoderamiento financiero que para Lluís Mas va a requerir que la gente entienda la responsabilidad que conlleva, ya que es comparable con «poner en la palma de la mano de la gente toda la potencia de Wall Street», aunque pronostica todavía un largo periodo de convivencia entre el mundo centralizado y otro descentralizado

Pero, ¿es realmente la idea romántica de libertad la que guiará el proceso o será una vez más la ambición por ganar dinero fácil? Mathieu Cottin reconoce que “los seres humanos no somos perfectos», pero, en su opinión, eso no quita que «el éxito del blockchain sea la transparencia que ofrece en comparación con los productos financieros tradicionales«. Esto está provocando, además, según Lluís Mas, que esté naciendo “la primera generación con interés por las finanzas y necesitamos educar a esta generación para ello», y pone como ejemplo “la cultura surgida en torno a los NFT”. “Al igual que hace décadas intercambiamos cromos, canicas o objetos para jugar y otorgándoles un valor, ahora las nuevas generaciones les gusta especular con los NFT, los intercambian, y lo hacen con total libertad», explica. Por su parte, Martín Huete cree que “España es un país muy conservador pero muy codicioso», por lo que habrá que poner especial vigilancia en aquellos que «quieran hacerse ricos de forma instantánea».

En cuanto a la capacidad que tendrán estas nuevas tecnologías para ayudar a fidelizar clientes en el sector financiero, Mathieu Cottin cree que dependerá de la capacidad de las entidades de “entender la capacidad que tiene el blockchain de proporcionar confianza a ambas partes”. Y es que, según Rubén Nieto, lo que más importa a la hora de retener “es la experiencia que le das”. “A mi madre la fidelizabas con una cubertería, ahora fidelizas con un buen servicio y con la libertad de irte cuando quieras”, explica Nieto. Coincide en esta visión Martín Huete, aunque también cree que “el enorme poder de marca de los bancos seguirá siendo muy importante”. También ha recordado que «en España cuatro bancos tienen el 80% de los fondos», algo que ha calificado como «Síndrome de Estocolmo bancario». “Eso es lo que va a cambiar”, ha sentenciado.

Lo que está claro es que el principal reto lo tienen en estos momentos los reguladores, que no parecen ir a la misma velocidad que la tecnología. En ese sentido, Mathieu Cottin cree que “sí hay una voluntad por su parte de entender lo que está pasando», y pronostica «menos trabas burocráticas en el futuro próximo». Para Rubén Nieto, sin embargo, los reguladores «están más interesados en disponer de los datos para ejercer su control que en el funcionamiento de la tecnología como tal», aunque cree que en los últimos tiempos se están dando cuenta de la rapidez y transparencia que proporcionan estos sistemas. Lluís Mas ha recordado: “¿Cuál era el tamaño y la significancia de los NFT en 2018? ¿Y de la industria DEFI? Esta industria está creciendo en volumen y en términos de negocio a un ritmo frenético y no va a disminuir«. Este factor ha obligado a los reguladores a dejar de «mirar para otro lado e intentar dar respuesta a este fenómeno», algo necesario si se quiere evitar “que los malos actores campen a sus anchas” y fomentar “que se haga pedagogía importante a la gente de que la mayoría de protocolos son experimentales y por tanto, aún con altos riesgos de fallo», alerta el CEO de Belobaba. Una labor que, según Martín Huete, les va a resultar difícil, ya que para ello tendrán que asumir “una importante reducción de la burocracia”, por lo que pronostica «un teatrillo de la innovación en el que seguirán poniendo todas las zancadillas que puedan”.

Sobre la posibilidad de que estemos viviendo un crash dentro de esta descentralización, materializada en la caída generalizada de las criptomonedas, Lluís Mas considera que «simplemente estamos asistiendo a la adopción institucional, no es comparable a las anteriores caídas de mercado”, lo que implica, en su opinión, que se haya tenido que producir “una limpieza de malas praxis, por cierto, praxis provenientes de las finanzas reguladas tradicionales”. Coincide en ello Rubén Nieto, para quien «el inversor a veces aprende por las malas», y aunque es precisamente en estos casos cuando «tiene que intervenir el regulador», todos tenemos que ser conscientes de que «toda inversión conlleva riesgos», explica. Martín Huete, por su parte, niega absolutamente que exista un “crash”, pero entiende que la gente tenga miedo “al ver el tipo de noticias que salen en la prensa sobre el mundo de los criptoactivos y sus riesgos”.

Por último, todos los participantes han realizado una reflexión final sobre los retos a los que se enfrentará esta descentralización de la economía en los próximos años:

Mathieu Cottin Co-founder and Chief of Operations at Tokeny Solutions: “Estamos al principio del movimiento, y la historia siempre ha demostrado que quien no adopta las nuevas tecnologías acaba desapareciendo”.

Rubén Nieto, managing director de Allfunds Blockchain: “Hace muchos años Bill Gates intentaba explicar internet y la gente se reía de él. Ahora mismo estamos ante un cambio difícil de explicar y muy radical, pero hay que aprovecharlo y disfrutarlo”.

Lluís Mas, CEO de Belobaba: “Se trata de una evolución tecnológica, tenemos que educar a la gente para aproximarse a ella de la mejor manera. Por eso tenemos que identificar fricciones y que los reguladores se impliquen.”

Martín Huete, de Investment Services: “Tenemos la oportunidad histórica de invertir pensando en el futuro. Por eso hay que animar a todos a estudiar sobre esto, porque dentro de unos años nuestros nietos nos echarán la bronca por no haberlo hecho”.