El fabricante de microchips Nvidia cerró su segundo trimestre fiscal finalizado en julio, con un beneficio neto de 656 millones de dólares (656,2 millones de euros), lo que supone un descenso del 72% en comparación con las ganancias del mismo periodo del ejercicio fiscal anterior, según ha informado este jueves la empresa.

Los ingresos en el conjunto el trimestre fueron de 6.704 millones de dólares (6.705,6 millones de euros), 3% más que un año antes. Por segmentos de negocio, la división de centros de datos elevó un 61% su facturación, hasta 3.810 millones de dólares (3.810,9 millones de euros), mientras que la rama de productos para videojuegos fue de 2.040 millones (2.040,5 millones de euros), un 33% menos.

El negocio de tecnologías profesionales de visualización facturó 496 millones (496,1 millones de euros, un 4% menos, al tiempo que el área de productos para automóviles ingresó 220 millones (220 millones de euros), un 45% más.

El coste de los productos vendidos experimentó un crecimiento del 65% frente a hace un año, hasta situarse en 3.789 millones (3.789,9 millones de euros), mientras que los gastos de ventas, generales y administrativos alcanzaron los 592 millones (592,1 millones de euros), un 13% más. La partida de investigación y desarrollo se expandió un 47%, hasta 1.824 millones (1.824,4 millones de euros).

De esta forma, el beneficio neto de Nvidia en los primeros seis meses de su año fiscal fue de 2.274 millones de dólares (2.274,6 millones de euros), un 47% menos. De su lado, la facturación creció un 23%, hasta 14.992 millones (14.995,6 millones de euros).