Sixt obtuvo un beneficio neto de 160,3 millones de euros en el primer semestre de 2022, lo que supone multiplicar por más de tres (+204,2%) el resultado obtenido en los mismos seis meses del año anterior, según datos publicados por la compañía este miércoles por la mañana.

La empresa de alquiler de vehículos alemana aseguró que el negocio se benefició sobre todo de la continuidad del fuerte mercado internacional, en particular en Europa, pero también en Estados Unidos. Además, destacó el efecto positivo de llevar a cabo una estricta disciplina de costes durante este año.

Sixt obtuvo unas ganancias operativas de 239 millones de euros hasta el pasado mes de junio, un 194,7% más, y un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 299,9 millones de euros, un 136,2% de subida respecto al primer semestre del año previo.

La firma alemana cerró el semestre con una facturación de 1.324,6 millones de euros, lo que se traduce en un aumento del 59,4% en la comparativa interanual, mientras que su flota se incrementó un 23,6% hasta el pasado mes de junio, con un total de 129.400 vehículos.

Durante el segundo trimestre del año actual, el beneficio neto de la compañía aumentó un 49,7%, hasta 93,8 millones de euros, y su facturación lo hizo un 48,4%, con 743,8 millones de euros.

Además, el beneficio operativo fue de 137,5 millones de euros, un 59,8% más, mientras que el Ebitda se situó en 169,2 millones, lo que supone un crecimiento del 55,7%.