Generali obtuvo un resultado neto de 1.402 millones de euros entre enero y junio, lo que supone un 9% menos en comparación a los 1.540 millones registrados en el mismo periodo del año anterior.

Las primas suscritas en los primeros seis meses del año se incrementaron un 2,4%, hasta los 41.880 millones de euros. El resultado operativo, por su parte, se situó en 3.140 millones, un 4,8% más, un aumento motivado principalmente por la mejora del resultado operativo del tramo de vida, que subió un 17,1%, hasta los 1.689 millones, según recoge Europa Press.

El resultado operativo del ramo de no vida se incrementó un 3%, hasta los 1.294 millones, en tanto que el de gestión de activos cayó un 3,3%, hasta los 503 millones, frente a los 520 millones del mismo periodo del año anterior.

«Los sólidos resultados de Generali demuestran que nuestro enfoque en la implementación del plan estratégico es el camino correcto para el crecimiento sostenible y el aumento de la rentabilidad operativa. Hemos sido capaces de lograr estos resultados en un contexto geopolítico y macroeconómico cada vez más incierto, manteniendo siempre a nuestros clientes y sus necesidades como nuestra máxima prioridad», ha subrayado el consejero delegado de la compañía, Philippe Donnet.

El grupo ha destacado también en un comunicado la «sólida» posición de capital, con un coeficiente de solvencia del 233% frente al 227% en el ejercicio de 2021.

Recompra de acciones en agosto

El grupo ha anunciado el inicio de una recompra de acciones el próximo 3 de agosto, por un desembolso total de hasta 500 millones euros y por un número máximo de acciones representativas del 3% del capital social de la sociedad.

El programa de recompra, que finalizará a finales de diciembre, forma parte de su plan estratégico en relación con la política de gestión del capital y su objetivo es hacer uso de los excedentes de fondos líquidos acumulados durante el trienio 2019-21 y no utilizados para la redistribución del capital, así como para ofrecer a los accionistas una remuneración además de la distribución de dividendos.

El precio mínimo de compra de las acciones no podrá ser inferior al valor nominal implícito de la acción, actualmente igual a un euro, mientras que el precio máximo de compra no podrá superar el 5% del precio de referencia registrado por la acción durante la sesión bursátil del día anterior a la realización de cada transacción de compra individual.

Así, Generali ha firmado un acuerdo de recompra con UBS Europe SE por el que el intermediario procederá a la compra de las acciones con «total independencia», en cumplimiento de los parámetros y criterios establecidos.