Las ambiciones de Mark Zuckerberg con respecto al metaverso, el ruidoso nombre que el multimillonario ha asignado a la idea de un mundo digital respaldado por la realidad virtual y dominado por la empresa matriz de Facebook, Meta, ya ha entrado en conflicto con los reguladores gubernamentales.

La semana pasada, la Comisión Federal de Comercio presentó una demanda antimonopolio contra Meta buscando bloquear su adquisición de una empresa de realidad virtual llamada Within, que fabrica la popular aplicación de fitness Supernatural.

«No hace falta mirar más allá del cambio de nombre de la compañía de Facebook a Meta en 2021 para entender su visión y sus prioridades para el futuro», dice la demanda, añadiendo que la compra llevaría a Meta «un paso más cerca de su objetivo final de poseer todo el ‘Metaverso». «Pero en lugar de optar por competir por los méritos a través de su propia aplicación de fitness dedicada a la realidad virtual, Meta ha recurrido a proponer esta adquisición ilegal». Los términos del acuerdo no fueron revelados.

La demanda pone de manifiesto una verdad incómoda para Meta mientras persigue sus conquistas de mundos virtuales: los obstáculos se acumulan. Puede que Zuckerberg haya introducido el término «metaverso» en el uso popular (se acuñó por primera vez en la novela de ciencia ficción Snow Crash de 1992), pero a pesar de la ventaja de Meta, la empresa se enfrenta a peligros desde todos los ángulos: reguladores, competidores, problemas de moderación y un ecosistema cansado de socios potenciales desanimados por años de bagaje relacionado con Facebook. Mientras tanto, la empresa se enfrentó el pasado miércoles 27 de julio a la primera caída de ingresos de su historia, un duro golpe porque la gigantesca maquinaria publicitaria de Facebook alimenta sus ambiciones de metaverso.

Meta, la empresa matriz de Facebook, se negó a responder a preguntas concretas sobre los desafíos a los que se enfrenta al llevar a cabo su visión del metaverso, y se limitó a comentar la demanda de la FTC. «El caso de la FTC se basa en la ideología y la especulación, no en las pruebas», dijo el portavoz de Meta, Christopher Sgro. «La idea de que esta adquisición llevaría a resultados anticompetitivos en un espacio dinámico con tanta entrada y crecimiento como el fitness online y conectado simplemente no es creíble».

Apuesta por la realidad virtual

Meta tiene buenas razones para confiar en su metaverso. Hizo una apuesta temprana por la realidad virtual con su adquisición de Oculus por 2.000 millones de dólares en 2014, entonces una plataforma incipiente. La empresa también ha invertido mucho en sus proyectos de metaverso. El año pasado, Reality Labs, la zona cero de los esfuerzos metaversos de Facebook, perdió más de 10.000 millones de dólares. Pero el dinero y el tiempo no se traducen necesariamente en éxito. Otros gigantes tecnológicos ya lo han intentado: la incursión de Alphabet con las Google Glass acabó en implosión, mientras que los esfuerzos de Microsoft con sus gafas Hololens han tenido hasta ahora una tibia acogida.

Para empezar, Meta tiene que lidiar con su pobre historial de moderación de contenidos. Durante años, Facebook se ha visto afectado por su incapacidad para controlar el acoso, el extremismo, la violencia y el suicidio en su red social. Algunos de estos problemas ya se están trasladando al metaverso. A principios de este año, BuzzFeed News creó un mundo privado de prueba en la aplicación Horizon World de Meta que incumplía las políticas de la empresa sobre la incitación al odio. Los moderadores de Meta lo ignoraron, incluso después de que se denunciara como violento. Los niños también están acudiendo a Horizon Worlds y los expertos temen que los depredadores les sigan.

Apple, enemigo clave

Mientras Meta trabaja para establecer su metaverso como la próxima gran plataforma, Zuckerberg ha identificado a Apple como un enemigo clave. Desde hace años, la rivalidad entre las dos empresas ha sido muy intensa. Mientras Facebook saltaba de un escándalo de privacidad a otro, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, criticaba el negocio publicitario de la red social, y los ingresos de Meta se han visto afectados por las nuevas barreras de seguridad del iPhone para el seguimiento de datos en las aplicaciones. Zuckerberg también ha criticado los elevados precios de los dispositivos de consumo de Apple.

Al parecer, Zuckerberg cree que las dos empresas están preparadas para una batalla aún mayor, con intereses monumentales: el futuro de Internet.

«Apple va a ser un competidor», dijo Zuckerberg durante una reunión general de la empresa a principios de este mes, según The Verge. «No es sólo que tengan un dispositivo que tiene algunas funciones más que nosotros. Es una competencia muy profunda y filosófica sobre la dirección que debe tomar Internet».

Apple ha guardado silencio sobre sus planes de realidad virtual y aumentada –y no utiliza la palabra `metaverso’–, pero se rumorea que la empresa lanzará pronto un auricular de realidad mixta. El dispositivo sería la primera entrada de la compañía en una nueva e importante categoría de hardware desde el Apple Watch en 2015, y sería una iniciativa importante a medida que la industria tecnológica intenta establecer una frontera más allá de los smartphones.

Apple y Facebook, a ojos de Zuckerberg, tienen visiones para la realidad virtual/aumentada que son diametralmente opuestas. Facebook tiene la intención de trabajar con varias empresas diferentes para impulsar sus esfuerzos, les dijo a los empleados, mientras que Apple hará todo por sí mismo, un enfoque que la compañía ha adoptado con todos sus otros productos.

Metaverse Standards Forum, con Apple al margen

El mes pasado, Meta ayudó a lanzar el Metaverse Standards Forum, una coalición de empresas que tiene como objetivo desarrollar estándares abiertos e interoperabilidad en el metaverso. Entre los miembros más destacados se encuentran Microsoft, Epic y Nvidia. Pero una ausencia evidente es la de Apple. También es notable que siempre que Facebook ha intentado grandes proyectos que requieren la participación de varios socios diferentes, como con su iniciativa de criptomoneda Libra, sus esfuerzos para construir su propio teléfono o proyectos de conectividad como Internet.org, esos esfuerzos finalmente se han desvanecido.

Pero mientras Zuckerberg promociona la apertura del metaverso de Facebook, el enfoque de Apple también es abierto en el aspecto que más importa: su relación con los desarrolladores de aplicaciones, dijo Bob O’Donnell, analista principal de la firma de investigación Technalysis. «Meta tiene un buen soporte para desarrolladores, pero nada como lo que ha hecho Apple«, dijo. Meta también tendrá un déficit en lo que respecta a su reputación con la privacidad, dijo O’Donnell. «Apple parte con una clara ventaja, y Meta con una clara desventaja».

Apple no respondió a una solicitud de comentarios.

Apple también es más hábil en la venta de hardware. Jaron Lanier, pionero en el campo de la realidad virtual, dijo que le gustaría que el modelo de negocio de Meta en el metaverso se centrara en la venta de dispositivos y otros bienes, en lugar de depender de un modelo de publicidad que podría utilizarse para el «tráfico de influencias.» El modelo tiene sus limitaciones, como ilustra el descenso de ingresos, por lo que el metaverso podría ser una oportunidad para experimentar con algo diferente. «Pero Meta está realmente atascado en la ideología», dijo. (Lanier trabaja actualmente para Microsoft, pero dijo que no habla en nombre de la empresa).

Aun así, Meta se ha enfrentado a retos a la hora de vender hardware. A principios de esta semana, la empresa dijo que iba a subir el precio de su Meta Quest 2 de 300 a 400 dólares, una señal de que no puede seguir subvencionando su negocio de dispositivos como hasta ahora.

Y Apple, que probablemente sea el competidor más formidable de Meta, ni siquiera ha lanzado un producto todavía.