Fnac ha registrado en España y Portugal en el primer semestre de 2022 una facturación de 306 millones de euros, lo que supone un 7,1% más que en el mismo periodo del año precedente y un 6,2% más de forma comparable.

La compañía explica esta positiva evolución, la mejor de los mercados en los que opera, por la más lenta recuperación de la pandemia de su negocio en Iberia frente a otros países donde la mejoría ya se produjo en 2021, pero también por su crecimiento en todas las categorías de negocio, especialmente libros, telefonía, fotografía y sonido, según recoge Expansión.

El resultado operativo de la compañía en Iberia arrojó unas pérdidas de 1,9 millones de euros hasta junio, la mitad de los números rojos de 4,2 millones anotados en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Las ventas a nivel global descendieron un 1%, hasta los 3.428 millones de euros, mientras que el beneficio operativo lo hizo un 84%, hasta los cinco millones.

En el primer semestre, la compañía perdió 18 millones, frente a los 17 millones registrados en el mismo periodo del año anterior.

En este sentido, el grupo ha asegurado que sus resultados muestran «resiliencia» frente a un entorno difícil por la geopolítica y la inflación.