Durante el fin de semana del 4 de julio, un ejecutivo poco conocido llamado Chris Kirchner se codeó con la realeza del golf en el JP McManus Pro-Am, un evento exclusivo que da a los ricos la oportunidad de jugar junto a leyendas como Tiger Woods y Rory McIlroy. Kirchner, que había estado vendiendo televisores en Best Buy sólo unos años antes de fundar su empresa de software de logística, Slync.io, estaba viendo lo que parecía ser un cambio drástico en su fortuna.

Pero mientras Kirchner volaba por todo el mundo en su jet privado para jugar torneos de golf exclusivos, reunirse con famosos y discutir la compra de un equipo de fútbol inglés, su centenar de empleados en Estados Unidos llevaba casi dos meses sin cobrar.

«No puedo ni expresarlo», dice un empleado actual a FORBES. «Está viajando en avión, sacando provecho del equipo Slync con nuestro nombre, con el dinero de la empresa». (FORBES ha concedido el anonimato a los empleados actuales y a los antiguos por su temor a represalias). A pesar de que Kirchner jugaba para el equipo Slync, la empresa dice que pagó personalmente el torneo Pro-Am.

Los problemas de nóminas de Slync son sólo el principio de sus males. Una revisión de archivos judiciales, documentos y vídeos obtenidos por FORBES, y entrevistas con trece empleados actuales y antiguos, sugiere que algunos inversores y miembros del consejo de administración pasaron por alto la falta de transparencia de Slync en torno a las cifras financieras. Inversores como Goldman Sachs y Blumberg Capital –que tenían puestos en el consejo de administración y dirigieron rondas de financiación de Slync por un total de 80 millones de dólares, valorando la empresa en 240 millones de dólares– parecen no haber tomado ninguna medida cuando, en tres ocasiones, se despidió a los ejecutivos tras plantear sus preocupaciones al consejo de administración.

Slync reemplazó a la marca suiza de relojes de lujo Omega como patrocinador principal del Dubai Desert Classic. Chris Kirchner (izquierda) con el ganador del torneo y estrella del golf noruego Viktor Hovland (centro). El directivo aseguró que acordó un acuerdo de cinco años. (Foto: David Cannon/Getty Images/FORBES)

Una de las principales preocupaciones era que el director financiero y el director de operaciones de la empresa no tenían acceso a todas las cuentas bancarias de la compañía, según seis antiguos empleados. En su lugar, el propio Kirchner proporcionaba informes financieros trimestrales a la junta.

Además, según varias personas familiarizadas con el asunto, Kirchner informó al consejo de administración de que Slync generó cerca de 30 millones de dólares en ingresos en 2021, procedentes de unos veinte clientes. En realidad, la cifra se acercaba al millón de dólares y a menos de cinco clientes, dicen estas personas. En respuesta a estas afirmaciones, Jim Atwell, miembro de la junta directiva, dijo que Slync «tiene muchos más de cinco clientes y los ingresos anuales de la compañía son significativamente más altos que su información», pero se negó a especificar cantidades.

Uno de los ejecutivos despedidos, el exvicepresidente de ingeniería Jason Selvidge, presentó el martes una demanda alegando despido improcedente. En un borrador de la misma visto por FORBES, Selvidge afirma que fue despedido después de que enviara una carta a la junta directiva alegando que la empresa había dejado de pagar «rutinariamente» a los empleados, y que Kirchner había tenido un «comportamiento ilegal y fraudulento.» Slync negó que Selvidge fuera despedido y no hizo más comentarios sobre los asuntos de los empleados. La empresa dijo que aún no ha recibido la demanda, y añadió que no comenta los litigios pendientes.

En su demanda, Selvidge alegó que el anterior director financiero, Samar Kamdar, había sido despedido en mayo después de informar a la junta directiva de que «su revisión de los estados financieros indica que algunas cifras no cuadran, ya que no reconoció algunas de las cuentas que reportaron ingresos». El abogado de Selvidge, Ilya Filmus, dijo: «Creemos que se violaron varias leyes y tenemos la intención de demostrarlo«.

Kirchner declinó las solicitudes de entrevista y no respondió a la detallada lista de preguntas. A través de FGS Global, la junta directiva de Slync se negó a hablar sobre las empresas y finanzas personales de Kirchner, afirmando que «no están relacionadas con el negocio». El portavoz de la compañía, Jamie Reints, vicepresidente de Marketing, también cuestionó algunas de las descripciones de sus operaciones financieras en este artículo. Goldman Sachs dijo que la junta directiva respondió en su nombre. Blumberg no respondió a una solicitud de comentarios.

Muchas startups están luchando en un mercado económico en deterioro, las empresas de capital riesgo han retirado la financiación y los despidos masivos han afectado a la industria tecnológica. Pero los problemas de Slync contrastan fuertemente con los excesos personales de Kirchner y resaltan los riesgos de la negativa de los inversores a frenar esa conducta, dicen los empleados.

Durante los últimos 18 meses, mientras su empresa se quedaba sin dinero y luchaba por conseguir financiación o atraer nuevos clientes, Kirchner había comprado un jet privado valorado en 15 millones de dólares, se había unido a un exclusivo club de campo de Texas, había adquirido coches de lujo, invertido en una empresa tecnológica europea e intentado comprar el equipo de fútbol inglés Derby County.

Al ver esto, algunos empleados concluyeron que fueron engañados por un director general más interesado en vivir una vida de excesos que en construir una empresa exitosa. «No sé si [Slync] era un negocio tanto como una cleptocracia«, dice un antiguo empleado a FORBES. «Chris Kirchner, en última instancia, estaba utilizando los deportes para comprar el acceso a cosas que no habría tenido como un tipo normal».

El lunes 18 de julio, tres días después de recibir la entrevista de FORBES sobre su falta de pago a los empleados, Atwell, miembro de la junta directiva de Slync, aseguró que «a todos los empleados se les están transfiriendo los fondos que se les debían.» Dijo que el hecho de que la empresa no les pagara no se debía a ningún déficit de financiación, y añadió que «el proceso para garantizar que los empleados recibieran todas las nóminas a las que tienen derecho fue muy dinámico.»

Hasta el martes 19 de julio, cuatro empleados actuales y antiguos dijeron a FORBES que todavía no habían cobrado.

Slync, patrocinadora del Dubai Desert Classic

En el Dubai Desert Classic de este año, la famosa parada del torneo europeo en el campo de golf de los Emiratos que se celebró en enero, hubo el dinamismo habitual. Los patrocinadores oficiales como CNN, Rolex y BMW reforzaron la imagen de prestigio entre el horizonte y los brillantes greens. La marca suiza de relojes de lujo Omega había sido el patrocinador principal del evento durante la última década, pero este año, Slync.io –una empresa pequeña y desconocida– había pagado millones por el privilegio. «Es curioso que cuando hablo de Slync y de los sueños que tenía, éste no es uno de los que tuve», dijo Kirchner a un periodista local. «Esta semana es emocionante, nueva y algo surrealista».

El evento puso de manifiesto lo lejos que ha llegado Kirchner en tan poco tiempo. Este joven de 34 años, que suele llevar una gorra de béisbol y tiene un vago parecido con el personaje Turtle de la serie de televisión Entourage, estudió en la Universidad de Kentucky la carrera de Marketing y Comunicaciones, pero la dejó en 2009 antes de graduarse. Según su LinkedIn, luego puso en marcha Kirchner Entertainment, que se dedicaba a «varias empresas de publicidad y entretenimiento». Cuando no logró mucho éxito, Kirchner se fue a trabajar a Best Buy, donde estuvo hasta 2015.

Chris Kirchner (derecha) se codeó con la realeza del golf, incluido Erik Van Rooyen de Sudáfrica (izquierda) tras pagar millones de dólares por patrocinar el Dubai Desert Classic. (Foto: David Cannon/Getty Images/FORBES)

Tuvo un golpe de suerte en su siguiente puesto, dirigiendo el marketing en la empresa de fabricación de etiquetas con sede en Lexington, Turner Labels, cuando conoció a Raj Patel, su persona de contacto en Salesforce, que era uno de los proveedores. Patel trabajaba en el equipo Einstein AI de Salesforce, que fabrica una herramienta de análisis predictivo, y los dos hombres se dieron cuenta de que ese análisis podía aplicarse al sector de la logística.

Dejaron sus trabajos para construir un sistema operativo todo en uno que pudiera conectar los datos de múltiples programas de logística para agilizar tareas como el seguimiento de los envíos o la gestión de las entregas. Con otras tres personas que trabajaron con Patel en Salesforce, fundaron Slync.io a finales de 2017. A pesar de su falta de conocimientos técnicos, experiencia de gestión o conocimiento del sector logístico, Kirchner fue nombrado CEO, porque, según recordó más tarde un empleado, Patel (que no respondió a la solicitud de comentarios) dijo: «puede vender a cualquiera».

El equipo hizo funcionar a Slync durante tres años antes de trasladar la sede de Kentucky a San Francisco. Después de firmar con los principales buques de carga, incluyendo Kuehne + Nagel, DHL y Expeditors, Slync aseguró una ronda de financiación de serie A de once millones de dólares en abril de 2020, justo después de la llegada de la pandemia. «Vemos a Slync.io como parte de la solución, no solo a corto plazo, sino para una cadena de suministro global más robusta», dijo David J. Blumberg, fundador y socio gerente de Blumberg Capital que se unió a la junta directiva de Slync, en un comunicado de prensa en ese momento.

A pesar de los votos de confianza, ya habían empezado a surgir las primeras señales de alarma. En enero de 2019, Kirchner convenció a Tom Wrobleski, un veterano consultor que había estado ganando más de 500.000 dólares al año en la firma de gestión Korn Ferry, para que se convirtiera en el director de Estrategia de Slync. Kirchner prometió a Wrobleski un salario de 360.000 dólares, de los cuales su madre y su marido pondrían 150.000 dólares de los fondos. Pero tras incorporarse a la empresa, el sueldo de Wrobleski se redujo casi a la mitad, según una demanda que Wrobleski presentó en 2020. Slync y Kirchner respondieron a la demanda, que finalmente fue desestimada, con una negación general de todas las reclamaciones de Wrobleski (no respondió a una solicitud de comentarios).

Pero Wrobleski no fue el único que afirmó que le habían estafado: los pagos a los empleados se retrasaron en agosto y septiembre de 2019, y Slync no pagó a los empleados en los tres meses previos a la ronda de financiación de la Serie A, según la demanda de Selvidge. Además, Slync fue demandada por Freightwaves, que afirmó que se le debían casi 400.000 dólares por un patrocinio de un evento que no se pagó. Aunque las partes llegaron a un acuerdo, Slync dijo a FORBES que FreightWaves recibió el pago completo después de que la empresa cerrara la Serie A. FreightWaves declinó hacer comentarios.

Entonces, cinco días después de anunciar su ronda de financiación de serie A, Slync consiguió un préstamo del Programa de Protección de Pagos, la iniciativa del gobierno federal destinada a las empresas con dificultades para hacer frente a las nóminas como consecuencia de la pandemia. Dijo que utilizaría los 391.667 dólares para cubrir los costes de veinte empleados.

A pesar de que la empresa estaba ahora llena de efectivo, Kirchner supuestamente se enteró de que Slync podía quedarse con el préstamo emitido por el gobierno si mantenía a sus empleados, según la demanda de Selvidge. Ese mismo mes, Kirchner compró un Ferrari Superfast 812 negro, que se vende al por menor por entre 300.000 y 500.000 dólares. (El portavoz de Slync, Jamie Reints, dijo que la empresa devolvió el préstamo a finales de 2020).

Inversores de prestigio

Si los empleados tenían preocupaciones, podrían ser aliviadas por el interés de los inversores de primer orden. En febrero de 2021, Slync anunció que Goldman Sachs estaba liderando una ronda de financiación de serie B de 60 millones de dólares, valorando la compañía en 240 millones de dólares. «Slync ha demostrado un tremendo progreso», dijo John Giannuzzi, de Goldman Sachs Growth, en un comunicado de prensa en el que anunciaba que se unía al consejo.

Con la inyección de efectivo liderada por Goldman, Kirchner trató de convertir su amor por el golf –y el deporte en general– en un enfoque empresarial de Slync. Aunque parecía haber poca correlación entre una empresa de tecnología logística y la PGA, Slync empezó a patrocinar a jugadores profesionales como Justin Rose y Albane Valenzuela. La empresa firmó un acuerdo de patrocinio multimillonario con el equipo de hockey sobre hielo Dallas Stars de la NHL. Kirchner dijo a los empleados que los patrocinios formaban parte de la nueva estrategia de comercialización de la compañía. «Los ejecutivos no compran software a través de páginas web«, recuerda un empleado que le dijo Kirchner. «Lo compran basándose en relaciones y experiencias». (Rose, Valanzuela y los Dallas Stars no respondieron a una solicitud de comentarios).

Pero la nueva dirección de Slync también sirvió para construir la propia imagen de Kirchner como un llamativo director general trotamundos. Compró un jet privado Gulfstream G550, se le vio conduciendo coches de lujo –incluido su Ferrari, que fue pintado de rojo– y se unió al Vaquero, un exclusivo club de campo en Dallas, donde una afiliación anual de golf cuesta más de 150.000 dólares. Durante el verano de 2021, recibió a un grupo de empleados en el Vaquero y presumió de jugar al golf con príncipes saudíes y de volar a lugares exóticos en su jet privado, según un trabajador que estuvo allí. «El estilo de vida que llevaba no parecía real», dice un exempleado.

A pesar de los generosos gastos y de la inyección de dinero de los inversores, algunas cosas no cuadraban. El presupuesto de marketing de la empresa, por ejemplo, no tenía mucho sentido, sobre todo después de que Slync anunciara en septiembre de 2021 que había firmado un acuerdo por cinco años para ser el patrocinador principal del Dubai Desert Classic, un esfuerzo anual de aproximadamente ocho millones de dólares que incluía anuncios de televisión, un retiro ejecutivo y la contribución s los premios, según tres fuentes. Mientras tanto, el presupuesto para la comercialización del producto de la empresa era sólo de unos 500.000 dólares en 2021, dicen dos empleados. Reints, de Slync, dijo que esta cifra es «inexacta». No se pudo contactar con Dubai Desert Classic para que hiciera comentarios.

Fue particularmente alarmante porque Slync apenas estaba creciendo: la empresa tenía menos de cinco clientes que pagaban continuamente –entre ellos DHL y Kuehne + Nagel– y ya no trabajaba con Expeditors. Otras empresas se incorporaron mediante pruebas del producto, pero no se convirtieron en clientes de pleno derecho, según tres antiguos empleados. Reints dijo que esta cifra de clientes era «inexacta», pero no quiso hacer más comentarios. DHL declinó hacer comentarios. Kuehne + Nagel y Expeditors no respondieron a una solicitud de comentarios.

Cuando los empleados preguntaron por los resultados financieros de la empresa, Patel, cofundador y director de producto de Slync, les dio largas. Al día siguiente de la finalización del Dubai Desert Classic en enero, el chief revenue officer Paul Pesutti fue despedido. Pesutti había planteado previamente a la junta directiva su preocupación por la falta de transparencia de las cifras financieras de la compañía, según varios empleados. Reints dijo en un comunicado que Pesutti (ha declinado hacer comentarios) «no se quejó a la junta de la falta de transparencia financiera». «Estaba sobresaltado», dice Daniel Chan, un antiguo empleado.

Pero Kirchner contraatacó con proyecciones financieras halagüeñas para los empleados de Slync. El 11 de abril envió un correo electrónico en el que afirmaba que la empresa tenía un «sólido balance» y que «hemos sido frugales en nuestros gastos», según una copia vista por FORBES. Añadió que estaba «en los pasos finales para cerrar nuestra Serie C».

Sin embargo, menos de dos semanas después, Kirchner envió un mensaje muy diferente. El 21 de abril, Kirchner comunicó a sus empleados que había incumplido el plazo para realizar una transferencia bancaria para pagarles. «He defraudado a todos», escribió, antes de añadir que el dinero se enviaría en cuatro días.

Los empleados siguieron recibiendo pagos retrasados durante el mes siguiente, hasta que el dinero dejó de fluir por completo a mediados de mayo. Mientras los empleados exigían respuestas, Kirchner apareció en una reunión de Zoom para todos los empleados e insistió de nuevo en que la empresa estaba a punto de cerrar una ronda de financiación de la Serie C, y que había que liquidar algunas inversiones a largo plazo. «En ese momento nos pondremos al día y tendremos suficiente efectivo para llegar al cierre de la Serie C y al futuro», dijo, según una grabación de la reunión obtenida por FORBES. «Eso significa que no habrá más contratiempos en las nóminas». En conversaciones separadas, Kirchner dijo a los empleados que había estado hablando con inversores de Oriente Medio sobre una ronda de financiación de 100 millones de dólares o una posible adquisición de la empresa.

A finales de mayo, Samar Kamdar, el director financiero, planteó a la junta directiva su preocupación por los continuos problemas con las nóminas. Según varios empleados, Kamdar también se enteró de que Kirchner había proporcionado cifras de ingresos y clientes de 2021 que no podía conciliar con lo que sabía de las finanzas de la empresa. Kamdar no quiso hacer comentarios.

El 27 de mayo, Kamdar dijo a Selvidge que la cuenta operativa de Slync sólo tenía 15.000 dólares y que no podía confirmar cuánto dinero había en la cuenta de inversiones de Slync porque sólo Kirchner podía acceder a ella, según la demanda de Selvidge. En respuesta, el portavoz de Slync, Reints, dijo que la cuenta tenía «múltiples firmantes», pero se negó a decir quiénes. (Este tipo de arreglos, en los que los ejecutivos financieros no tienen acceso a las cuentas necesarias, han conducido anteriormente al desastre en otras startups cuando los inversores los pasan por alto).

Unos días después, Kamdar fue despedido. El 5 de junio, Selvidge envió una carta a la junta directiva en la que preguntaba por qué Kirchner era la única persona de Slync con acceso y conocimiento de sus fondos y pedía a la junta que investigara y destituyera al director general. El 14 de junio, Selvidge fue bloqueado de las cuentas de la empresa a las que tenía acceso, una medida que, según él, equivalía a ser despedido como represalia, tal y como recoge un borrador de la demanda visto por FORBES. El abogado de Selvidge, Filmus, dice que la demanda se presentó el martes en el Tribunal Superior de California, en el condado de San Francisco. En respuesta, Reints dijo que Selvidge «no fue despedido».

Las semanas se habían convertido en un mes de cheques de pago perdidos, a pesar de las múltiples garantías de Kirchner de que el dinero iba a llegar. Entonces, la empresa se enteró de que los empleados habían hablado con los periodistas. Kirchner lanzó una amenaza en Slack: «Los problemas con el intercambio público de información están poniendo en peligro el futuro de Slync… y he recibido instrucciones de buscar recursos legales para cualquier infracción», escribió el 9 de junio. «Por favor, no empeores una mala situación».

Alardeando de riqueza

En los meses en los que los empleados de Slync recibían retrasos o no cobraban sus nóminas, Kirchner había presumido de su riqueza en Internet y se había pronunciado sobre la compra del equipo de fútbol inglés Derby County, en quiebra. Llevaba persiguiendo la adquisición desde finales de 2021, pero retiró su oferta, supuestamente por valor de sesenta millones de dólares, en diciembre. Tras fracasar en la compra de otro club, el Preston North End –porque supuestamente no se creía que Kirchner tuviera los fondos–, volvió al Derby con otra oferta y fue seleccionado como el mejor postor el 11 de abril.

En respuesta a los escépticos seguidores del Derby que habían visto las noticias que cuestionaban los medios de Kirchner para financiar la adquisición, el directivo tuiteó que tenía acceso a la financiación de inversiones privadas y a otras primeras inversiones en criptomonedas. Cuando un fan le preguntó en Twitter si era cierto que valía más de seis millones de dólares, Kirchner respondió: «Bueno, pagué en efectivo por mi avión… así que sí».

Pero cuando el plazo para realizar el pago se cumplió a finales de mayo, Kirchner culpó a tres días festivos ingleses de interferir en la transferencia de fondos desde Estados Unidos, y tuiteó asegurando: «No hay que alarmarse». Cuando se incumplió un nuevo plazo el 10 de junio, Kirchner retiró su oferta. Los aficionados se indignaron y acudieron a las redes sociales para quejarse. «¡Una ‘chapuza’ y una ‘farsa’!», decía un titular del Daily Mail sobre el tema.

Chris Kirchner (derecha) en el estadio Pride Park. (Foto: Goodwin/Pa Images/ Getty Images)

La brillante fachada de Kirchner ha seguido desmoronándose. Está vendiendo su jet privado. Al parecer, el equipo de la NHL Dallas Stars le debe unos 800.000 dólares por un contrato de patrocinio impagado (el equipo no respondió a una solicitud de comentarios). Y en las últimas semanas, Kirchner fue demandado por una empresa llamada Triple S Sports and Entertainment Group, que afirma que no ha pagado casi dos millones de dólares que le fueron prestados para pagar al personal del Derby County, como parte de sus negociaciones de adquisición. El abogado de Triple S, Don Hill, dijo que la empresa está llevando a cabo «una reclamación contractual legítima» contra Kirchner en «su capacidad individual», y declinó hacer comentarios sobre la gestión de Slync.

A primera vista, sigue habiendo un punto positivo para Kirchner: el Dubai Desert Classic 2023, que todavía parece estar programado para enero. En la parte superior del sitio web del evento, Slync.io sigue siendo el patrocinador principal. «Este patrocinio formaba parte de la estrategia más amplia de la empresa en el mercado y ha ayudado a apoyar la marca general de Slync», dijo Reints en un comunicado. Sin embargo, cuando FORBES envió un correo electrónico a la dirección de contacto del evento preguntando si Slync seguía siendo el patrocinador principal, le fue devuelto.

Kirchner ha hablado a menudo de cómo su enfoque del golf se aplica a su estilo de liderazgo. En una entrevista durante el evento de Dubai a principios de año, Kirchner dijo que era un sueño hecho realidad. «Como suelo decir de mi juego de golf», dijo, «es mejor tener suerte que ser bueno«.