Ericsson España ha disparado un 40% su beneficio neto en España en 2021, hasta alcanzar los 12,9 millones de euros, en un año marcado por la progresiva aceleración del despliegue del 5G, un campo en el que es proveedor de todas las grandes redes existentes en España.

La firma ha mejorado sus beneficios, pese a que la facturación ha retrocedido un 0,3% respecto a 2020, hasta los 494 millones de euros, según las cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil consultadas por Europa Press a través de Infoempresa.

La multinacional sueca ha cerrado el ejercicio con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 16,95 millones de euros, un 24% más, mientras que el gasto en personal se ha elevado un 8,8% motivado por un aumento de plantilla de algo más de 100 empleados, hasta un total de 2.346 a cierre de ejercicio.

La compañía ha propuesto un pago de dividendo de 11,5 millones de euros, un 29% más que el año anterior.

En su informe de gestión, la firma sueca ha destacado que la mayoría de sus contratos están ligados a la inflación, lo que reduce su impacto.

El ejercicio 2021 de Ericsson España también estuvo marcado por el nombramiento de Andrés Vicente como nuevo consejero delegado.

Fondos para el 5G

Recientemente, la firma ha presentado una propuesta para aumentar la dotación de fondos europeos para aportar 1.200 millones de euros públicos más al impulso al 5G.

De acuerdo con la empresa sueca, este montante, unido a 500 millones de euros adicionales de fondos privados, servirían para elevar la cobertura de 5G en las bandas medias hasta el 100% del país, situando España como referente de esta tecnología a nivel europeo y mundial.