A nadie debe extrañar que un enclave tan paradisiaco como las Islas Baleares viva esencialmente del turismo: este sector contribuye en un 85% al PIB regional. La mayoría de los visitantes que recibe son españoles, pero casi en la misma cantidad llegan procendentes de Alemania y, en cifra ligeramente inferior, Reino Unido. En ese contexto, desde la irrupción del turismo de masas en la década de 1960 han florecido en el archipiélago mediterráneo preeminentes empresas ligadas a esta industria, todas de origen familiar. Cuatro de las cadenas de hoteles más importantes del país (y de las más pujantes del mundo) nacieron en Baleares: Iberostar (familia Fluxá), Meliá (familia Escarrer), RIU (familia Riu) y el Grupo Piñero, dueños de Soltour y la cadena Bahia Principe (familia Piñero).

El covid ha tenido un severo impacto en el ámbito global del turismo, aunque Baleares ya ha recuperado niveles similares a los años anteriores a la pandemia e incluso el informe BBVA Research vaticina que la economía de las islas será la de mayor crecimiento en el trienio 2021-2023 en el conjunto de España. La isla de Mallorca es, además, cuna de otros prósperos apellidos, como los March, relacionados con la banca, tanto como Ibiza lo es de los Matutes, que operan en una amplia variedad de negocios (también el hotelero, a través de la cadena Palladium). En 1999 se creó la Associació Balear de L’Empresa Familia (ABEF), que vela por los intereses de estas compañías.

Familia Fluxá (Mallorca): del calzado a los hoteles

Dos negocios, el turismo y el calzado, concentran la actividad económica de los Fluxá, aunque si hemos de ordenarlos en función de su rentabilidad, los 1.200 millones que atesora Miguel Fluxà Roselló (Inca, Mallorca, 1938), quien ocupa el puesto #22 en la clasificación de Los 100 españoles más ricos 2021 de Forbes, ponen en primer término el imperio del Grupo Iberostar. Miguel es presidente de esta cadena de hoteles que cuenta con más de cien establecimientos de cuatro y cinco estrellas en 16 países de tres continentes. El origen emprendedor de la familia, no obstante, hay que situarlo en la industria del calzado: en 1877, Antoni Fluxá instaló un pequeño taller artesanal de zapatos en Inca. En 1928, su hijo Lorenzo Fluxá diversificó la compañía, que años después pasó a manos de sus tres descendientes: Llorenç fundó Camper en 1975; Antonio (fallecido en 2015) creó Lotusse; y, en 1962, Miguel se puso al frente de Iberostar, la división turística, creada en 1956 con la compra de la red de agencias Viajes Iberia.

En 1983 se inauguraron los primeros siete hoteles de la cadena en Mallorca, y diez años después, Iberostar Hotels & Resorts inició su proceso de internacionalización con su primer centro en el Caribe (Iberostar Bávaro, en Punta Cana, República Dominicana). En 2006, Miguel Fluxà vendió su grupo emisor a un holding de inversión para centrarse en la división hotelera. En 2005, Sabina y Gloria Fluxà Thienemann, hijas de Miguel, se integraron en el negocio. Sabina (vicepresidenta y CEO) es miembro de la Junta Directiva del Instituto de la Empresa Familiar y del Consejo Asesor Regional del BBVA. Por su parte, Gloria (vicepresidenta y CSO) fue nombrada en 2018 “Young Global Leader” por el World Economic Forum.

Familia Escarrer (Mallorca): la cadena número uno

Muy joven, a los 21 años, recién cumplida la mayoría de edad antaño establecida, Gabriel Escarrer Julià (Porreres, Mallorca, 1935) alquiló en 1956 para su explotacion el Hotel Altair de Palma de Mallorca. El boom turístico de los sesenta creó el clima favorable para que en poco tiempo adquiriese o alquilase otros hoteles hasta crear su propia cadena, fortalecida en los ochenta con la compra de Hotasa y Meliá, fundada por José Meliá Sinisterra en 1955. Bajo la marca Sol Meliá, la cadena de Escarrer inició simultáneamente su expansión geográfica, abriendo en 1985 su primer hotel en Bali (Indonesia). En 1996 la firma salió a Bolsa. En 2011 se transformó en Meliá Hotels International; hoy cuenta con alrededor de 400 establecimientos en Europa, América, Asia, norte de África y Asia, bajo las marcas Gran Meliá, Paradisus Resorts, ME by Meliá, Meliá Hotels & Resorts, Sol Hotels y TRYP by Wyndman. Es la mayor empresa hotelera de España.

El fundador, que atesora 900 millones y ocupa el puesto #30 de los más ricos de España, sigue en la cúpula de la organización, aunque como presidente no ejecutivo. Desde finales de la década pasada ha ido retirándose a un segundo plano y delegando en dos de sus seis hijos, Sebastián y Gabriel. Tras la salida de Sebastián del grupo en 2012, es Gabriel Escarrer Jaume quien lleva las riendas de la compañía familiar. El grupo facturó en el último ejercicio 902,4 millones de euros (cifra bastante inferior, no obstante, a sus ingresos antes de la pandemia).

Familia March (Mallorca): banca e inversiones

La saga de los March, una de las más poderosas del país, arranca empresarialmente en 1882, cuando Juan March Ordinas, con experiencia en el comercio de ganado y casado con Leoner Servera Melis (hija del fundador del Banco Popular de Manacor), constituye Banca March, que abrió su primera oficina en 1926 en Palma de Mallorca. Tuvieron dos hijos: Juan y Bartolomé. Este último vendió sus acciones a Juan en los años ochenta, y hoy son los hijos de este (Carlos, Juan, Leonor y Gloria) quienes poseen el 100% de Banca March. Son precisamente dos de ellos, Carlos y Juan March Delgado, quienes aparecen en la lista de Forbes de Los 100 españoles más ricos 2021, con sendos capitales de 850 y 750 millones (puestos #35 y #37 del ranking). Gloria y Leonor figuran fuera de la lista con 200 y 180 millones, respectivamente.

Actualmente es Juan March de la Lastra, hijo de Carlos March Delgado y perteneciente a la cuarta generación, quien preside el grupo financiero. En el consejo de administración también están, además de su padre, Juan March Juan, Catalina March Juan, Javier Vilardell March y Juan Carlos Villalonga March, también miembros de la familia. Banca March cuenta con 1.300 empleados y un volumen en torno a 20.000 millones de euros. En 1986 los March vendieron Cementos Alba, que cambió su denominación a Corporación Financiera Alba, la cual, aprovechando los dividendos de la transacción se convirtió en una sociedad de inversión cuya cartera de acciones incluye intereses en Naturgy, Indra, Euskaltel, Ebro, Facundo, Food Delivery Brands, Atlandis y otras muchas compañías, además de una agitada actividad inmobiliaria con propiedades en zonas exclusivas de Madrid y varios palacetes en Mallorca.

Familia Riu (Mallorca): precursores del turismo alemán

Nacido en Maia de Montcal (Girona) en 1908, Juan Riu Masmitjà, hijo de agricultores, comenzó de herrero a los 14 años y, años más tarde, se dedicó al comercio de frutas; al término de la Guerra Civil era el mayor distribuidor de plátanos de Canarias en Barcelona. Tras una breve estancia en Venezuela, en 1953 se instaló en Mallorca, donde con su esposa María Bertrán Espigulé y su hijo Luis compró el modesto Hotel San Francisco, de 80 camas, en la playa de Palma. Ahí habría quedado la cosa, si no es porque Luis Riu Bertrán (1933-1998), precursor del turismo alemán en la isla, aprovechó su luna de miel con Pilar Güell en el país teutón para ofertar paquetes vacacionales, con el inesperado resultado de que en un solo día vendieron todo a una agencia, Dr. Tigges (conocida después como TIU). Gracias a la próspera asociación de RIU y TIU, en 1976 comenzaron a construir sus propios hoteles.

Desde entonces, la familia ha ido ampliando su red de establecimientos, hasta alcanzar el centenar de hoteles en veinte países y una plantilla de 24.425 empleados. RIU es la tercera cadena de España por ingresos y la cuarta por número de habitaciones. En 2010 inauguraron su primer hotel urbano, dando lugar a la cadena RIU Plaza. Carmen (Palma de Mallorca, 1955) y Luis Riu (Palma de Mallorca, 1960), hijos de Luis Riu Bertrán, ostentan el cargo de consejeros delegados desde 1998 y comparten la dirección de la empresa. Forbes les adjudica una riqueza de 300 millones de euros a cada uno.

Familia Piñero (Mallorca): a cuerpo de príncipe

Es el clan que hay detrás del Grupo Piñero, matriz de Soltour y Bahia Principe. El negocio lo puso en marcha el murciano Pablo Piñero (1949-2017), licenciado en Filosofía y Letras e inspector de policía, cuyo primer impulso emprendedor fue fletar un vielo chárter para ver un partido de fútbol entre el Murcia y el Mallorca. Entre 1976 y 1978 consolidó su actividad como tour operador (Soltour) vendiendo paquetes vacacionales chárter a Baleares, Canarias y el Caribe. En 1981 adquirió el primer hotel en Baleares y en 1995 creó Bahia Principe, con la apertura del primer establecimiento en República Dominicana. En 2006 inició su actividad en la división residencial y de golf. Y, puesto a diversificar, a principios de la década pasada concibió filiales para dar servicios de fotografía y vídeo (Tropiconestudio) y de vehículos eléctricos (Emos).

Un año antes de su muerte, Pablo Piñero dio paso al relevo generacional, nombrando a su hija Encarna consejera delegada y primera ejecutiva del grupo. También forman parte del equipo directivo las hermanas de Encarna (CEO), Isabel (CSO) y Lydia (presidenta de la Comisión de Inversiones), además de Isabel García, viuda del fundador (presidenta). A cada una de ellas Forbes asigna 250 millones de euros. Bahia Principe dispone actualmente de 25 resorts en República Dominicana, México, Jamaica y España (Mallorca y Tenerife) a los que hay que unir los dos que acoge la cadena Piñero Hoteles (establecimientos familiares en Palma). Soltour despacha más de 400.000 desplazamientos al año. En 2021, Soltour y Smytravel (de Logitravel) unieron fuerzas para crear Soltour Travel Partners.

Familia Barceló (Mallorca): agencias y hoteles

Tres generaciones de esta familia han dirigido hasta ahora el Grupo Barceló, empresa cuyo primer antecedente data de 1931, cuando Simón Barceló Obrador (1902-1958) creó una línea de autobuses que conectaba Felanitx con Palma de Mallorca. En los años cincuenta, sus hijos Sebastián y Gabriel, observando el creciente tirón turístico de la isla, convencieron a su padre para establecer un servicio de autocares que condujese a los visitantes directamente del auropuerto a sus hoteles; así nació Autocares Barceló. En 1954 empezaron a ofrecer un abanico más amplio de servicios: gestión de billetes y reservas de hoteles y restaurantes, traslados interiores, visitas guiadas, excursiones, actividades de ocio… Gabriel se puso a los mandos de la agencia y Sebastián de la flota; cuando falleció su padre, heredaron el 100% de ambos negocios. Tras participar como socios minoritarios en la construcción de un hotel, en 1964 inauguraron el primero suyo por completo con una filosofía familiar, ofreciendo una gran variedad de servicios a buen precio. Paralelamente gestaron Barceló Viajes.

Ambas divisiones crecieron exponencialmente en las décadas siguientes: se abrieron nuevos hoteles en la península, el Caribe, Estados Unidos, Europa y norte de África y, con la adquisición de Turavia en 1981, se avanzó en el proceso de expansión internacional del tour operador (que hoy trabaja bajo la marca Ávoris). Actualmente el grupo posee 150 hoteles en 22 países. En 2019 creó el concepto Arrozante, una cadena de restaurantes especializados en arroz con diez establecimientos en Andalucía. En los años noventa, cada uno de los hermanos eligió a uno de sus hijos para cederle el testigo; fue entonces cuando Simón Barceló Tous (hijo de Sebastián) y Simón Pedro Barceló Vadell (hijo de Gabriel) dieron un paso al frente. Hoy copresiden el grupo. Simón Pedro (1966) ha sido, además, exsenador del Partido Popular. Según Forbes, atesora 200 millones. Guillermo Barceló Tous es consejero.

Familia Matutes (Ibiza): la isla del tesoro

Si en la isla pitiusa existiese una dinastía de reyes, los Matutes lucirían la corona. Sus actividades abarcan tantos sectores que practicamente no hay ninguno en el que no estén presentes. Abel Matutes Torres (1866-1936), patriarca de la estirpe empresarial, fue constructor (edificó el primer teatro ibicenco, el Pereyra, en 1898), fabricante de energía eléctrica (en el puerto de Vila, en 1907), naviero (estableció una importante atarazana en 1918 en la carretera que une Santa Eulària y el Club Náutico), banquero… Murió asesinado durante la Guerra Civil. Sus hijos le sucedieron en los negocios.

Pero fue su nieto Abel Matutes Juan (1941) el más mediático de la saga: alcalde de Ibiza (1970 y 1971) y ministro de Asuntos Exteriores durante el primer gobierno de José María Aznar. Él y sus hermanos, María y Antonio, gestionan el patrimonio familiar bajo el marchamo Grupo de Empresas Matutes. Una de las empresas del holding es Palladium Hotel Group (con marcas como Grand Palladium, Only You, Fiesta Hotels & Resorts o Ushuaïa, Bless), que desde 2020 preside Abel Matutes Prats, hijo del expolítico.

Otras empresas familiares baleares

En el archipiélago mediterráneo abundan otras familias con larga tradición empresarial. Entre ellas están los Roses, de las bodegas José Luis Ferrer de Binissalem, Mallorca (José Luis Roses Ferrer, nieto del fundador, es actual presidente de la Cámara de Comercio de Mallorca y presidente de honor de la Associació Balear de L’Empresa Familia, ABEF); los Vidal, que dirigen los concesionarios Autovidal desde 1921 (Esther Vidal es presidenta de la ABEF); los Salas, vinculados al cine a través de la cadena Ocimax, inaugurada en 1927 en Pollença (Mallorca); los Buades, del bufete jurídico Buades Legal, creado en Palma en 1979 (con Joan Buades Feliù y Gabriel Buades Castella en el equipo actual); los Canals, propietarios de la empresa de logística, outsourcing y consultoría Angel24; los Serra, dueños de relevantes cabeceras periodísticas de las islas; los Sbert, de los suministros industriales La Herramienta Balear, en funcionamiento desde 1968; los Mudoy Rotger, que constituyeron en 1928 la distribuidora Rotger (libros, alimentación, material de oficina…); o los Pons-Quintana, fabricantes de zapatos y bolsos de piel desde 1953 en Alaior (Menorca).