El equipo de Second World (de izq a drch): Nacho Ansorena, founder & CMO; José Luis Ripoll, founder & CFO; Íñigo Cavestany, head of Ecosystem; Alejandro López-Gasco, head of metaverse at SW; Carlos Ripoll, founder & CEO; Carlos Cameo, founder & CTO; e Íñigo Marín, partner. (Foto: Second World)

El mundo virtual es cada vez más real, por irónico que parezca. Compañías de todos los sectores, desde marcas de ropa hasta gestoras, pasando por agencias de comunicación o tecnológicas, ya utilizan el metaverso para llegar a los consumidores. El sector de los videojuegos también.

Second World promete revolucionar el panorama del gamimg. Este criptojuego, que verá la luz a finales de año, nace de observar las carencias de los juegos play-to-earn que ya están en el mercado. «En nuestra opinión como gamers experimentados, a día de hoy no hay un solo juego de verdad en el sector de los criptojuegos”, asegura Carlos Ripoll, CEO de Second World.

El directivo explica que el propósito de su novedosa propuesta «es crear un juego de verdad, basándonos en caso de éxito de otros juegos y añadiendo nuestras mejoras». Y matiza: «Aunque se basa en blockchain, Second World no dependerá nunca únicamente de las cripto, dependerá de la capacidad de nuestro equipo de crear un juegazo y realmente atraer a nuestro público objetivo».

De comprar videojuegos a ganar dinero con ellos

“Antiguamente había que irse a una tienda de videojuegos a comprar un juego que te costaba setenta euros, te ibas a casa y jugabas. Más tarde, llegó el modelo Fornite, un juego gratuito donde podías comprar mejoras dentro del mismo como skins. Hoy, tenemos el modelo play-and-earn, en el que el juego es gratis, pero ganas dinero jugando si eres bueno«, explica Ripoll.

En este nuevo criptojuego los usuarios comienzan con una ciudad existente en el mudo real (repartida aleatoriamente) y tienen como reto recopilar más lugares y desarrollarlos a su gusto hasta su máximo nivel de prosperidad y riqueza.

El objetivo de Second World es que los jugadores diseñen sus propias ciudades y revaloricen su precio en el marketplace a través de la compra-venta y la explotación de NFT monetizando en dinero real los éxitos conseguidos.

Creado por ‘players’ de alta reputación

El proyecto se caracteriza, además de por sus grandes objetivos a nivel de calidad técnica y de jugabilidad, por el cuidado que se ha tenido en la selección del equipo encargado de su desarrollo. En el mismo se encuentran grandes players del sector con alta reputación que han desarrollado videojuegos muy reconocidos, 25 personas inhouse y partners como Kevuru Games, que diseñó varias temporadas de arte de Fornite, o Cubix, formado por más de 400 desarrolladores especializados en juegos crypto.

El equipo lo es todo. Nuestra mentalidad para este proyecto, después de haber emprendiendo varias startups, es solamente contar con lo mejor y con los mejores. La conceptualización y miles de horas detrás del diseño del juego han generado una macedonia perfecta entre juegos de éxito como Cityville, Pokemon o Clash of Clans“, matiza el CEO de Second World.

Las transacciones económicas dentro del juego se llevarán a cabo mediante su propio token llamado SWIO. El pasado mes de enero comenzó la preventa de este token facilitando a los usuarios que participasen en ella beneficios tanto a nivel de inversión en el token como también ciertos privilegios como futuros jugadores. En la primera ronda de financiación consiguieron captar más de 2,5 millones de euros en preventas y con la segunda, que finaliza en verano, prevén llegar a los 6 millones.