Marc Murtra, presidente no ejecutivo de Indra.

El presidente no ejecutivo de Indra, Marc Murtra, ha asegurado en su discurso en la junta de accionistas de la compañía celebrada este jueves que Indra liderará la «transformación y consolidación» de la industria de defensa española.

Murtra ha subrayado en varias ocasiones el carácter puntero de la tecnología propia de Indra, que posiciona a la compañía como un aspirante a liderar proyectos de defensa a nivel europeo y nacional.

Al mismo tiempo, ha subrayado que el ecosistema de defensa español continúa presentando «carencias de escala» y una capacidad de coordinación, inversión y escala que no es suficiente para el escenario actual, así como «lagunas» en capacidades tecnológicas críticas.

El directivo ha destacado el papel de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) como accionista de referencia y el necesario alineamiento entre el Gobierno y la industria para desarrollar las capacidades de defensa del país.

Asimismo, ha subrayado el compromiso de los accionistas y el apoyo del Estado a la evolución de la compañía, que podrá beneficiarse de una inversión adicional en Defensa del Gobierno, que estima entre 10.000 y 12.000 millones de euros adicionales al año.

Entre las prioridades estratégicas, Murtra también ha destacado el objetivo de penetrar en nuevos mercados, al tiempo que Indra se fortalece en sus mercados estratégicos.

Asimismo, ha repasado algunas de las prioridades para Minsait, como una mayor capacidad operativa independiente del grupo, la retención del «mejor talento» o la concentración en los negocios que generan mayores márgenes.

El despertar de la defensa europea

Por su parte, el consejero delegado de Indra, Ignacio Mataix, ha inaugurado el evento con un discurso en el que ha destacado el «despertar» de la Europa de la defensa a raíz de la guerra de Ucrania.

«Se refuerza enormemente nuestra posición como gran empresa de defensa europea en el ámbito de sistemas«, ha asegurado Mataix, quien ha postulado a la compañía para liderar nuevos procesos en este ámbito en España y Europa ante el aumento de inversión en este campo.

Asimismo, ha destacado algunos desafíos como el control de costes en plena crisis de la cadena de suministros. Para ello, entre otros aspectos, ha destacado que se ha impuesto un nuevo método de fabricación de radares que reducirá en un 50% la llegada al mercado de nuevos equipamientos.