El presidente del grupo Prisa, Joseph Oughourlian, ha entrado en el accionariado de Indra con un 4,1% del capital, lo que le convierte en el cuarto máximo accionista de la compañía. Oughourlian ha vehiculado su inversión a través de la gestora de fondos Amber Capital y cuenta con 7.384.790 títulos de la firma, según ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Esta participación está valorada a precios de mercado actuales (10,21 euros por título) en 75,69 millones de euros.

El directivo del grupo mediático y de educación se sitúa por peso en el capital solo por debajo de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que cuenta con el 25,15% y aspira alcanzar pronto el 28%, el fondo de inversión Fidelity (9,8%) y el grupo de defensa SAPA (5%).

Oughourlian llega al capital de la empresa en un momento crucial para su futuro a nivel organizativo, ya que precisamente el pasado miércoles el consejo de SEPI aprobó proponer al exdiputado socialista Juan Moscoso como su tercer consejero en Indra.

El objetivo de SEPI es convertir a Indra en un polo que consolide el sector de la defensa español, especialmente después de la guerra de Ucrania y ante la previsible subida del presupuesto en este campo.

En este contexto, Oughourlian se une a SAPA como nuevo accionista dentro de la empresa de defensa y tecnología española, en sustitución de un histórico en el capital de la firma como Corporación Financiera Alba, que vendió su participación a raíz de la salida de Fernando Abril Martorell a instancias de SEPI el año pasado.

Las acciones de Indra no se han visto alteradas por la entrada del inversor.