Metro de Madrid ha adjudicado de forma provisional a la unión de empresas formada por Acciona, ACS y Rover la primera fase de ampliación de la Línea 11 que conectará las estaciones de Plaza Elíptica y Conde Casal, con una longitud de 7 kilómetros, incluyendo la construcción de cinco estaciones.

Este contrato implica una inversión de 550 millones de euros, la mitad de lo previsto dentro del proyecto global de reforma del suburbano de la capital, un hito importante para las tres compañías porque va a ser la mayor obra en ejecución en España este año por presupuesto de inversión, según publica Expansión.

Al concurso también se presentaron otras cinco alianzas empresariales en las que estaban representadas constructoras relevantes nacionales e internacionales.

Las propuestas técnicas y económicas fueron analizadas a comienzos de este mes de mayo y se espera que la adjudicación definitiva se produzca en breve.

Siete kilómetros y cinco estaciones

La ampliación de la Línea 11, como ya hemos comentado, conectará las estaciones de Plaza Elíptica y Conde Casal, un trabajo complejo, ya que requiere de diferentes técnicas de tunelación en tramo urbano.

En concreto, el proyecto supondrá la excavación de siete kilómetros de túnel y la construcción de cinco estaciones: Comillas, Madrid Río, Palos de la Frontera (enlace con Línea 3), Atocha Renfe (enlace con Línea 1 y Cercanías) y Conde de Casal (enlace con Línea 6).

Estas estacione contarán con escaleras fijas y móviles, además de ascensores para cumplir con al normativa de accesibilidad y movilidad.

Además, está prevista la creación de un intercambiador en Conde de Casal que dará servicio al corredor de la autovía A-3, que conectará el sur con el este de la ciudad.