El pasado mes de abril se conocía que ACS estaba valorando lanzar una oferta de compra por la compañía italiana de movilidad y autopistas Atlantia, que tiene un valor en Bolsa de más de 15.000 millones de euros, lo que supondría una de las mayores operaciones corporativas del mundo en lo que va de año.

Ahora, ambas compañías –accionistas de Abertis– se han unido para impulsar el crecimiento de la concesionaria española, según la información facilitada por fuentes próximas al consejo de administración de Abertis recogida por El Economista.

En concreto, los dos socios apoyarán a la operadora de origen catalán en las futuras adquisiciones de autopistas que pretende llevar a cabo. Lo harán con la capacidad que les confieren las recientes desinversiones milmillonarias que han ejecutado: ACS cuenta con casi 5.000 millones de euros por la venta del grueso de la división de Servicios Industriales (Cobra es su principal insignia) a la francesa Vinci y Atlantia con 8.000 millones de euros por el traspaso de Autostrade per l’Italia (ASPI) a la banca pública Cassa Depositi e Prestiti (CDP) y los fondos estadounidense Blackstone y australiano Macquarie.

EE UU, en el punto de mira

Abertis contempla en su plan estratégico el crecimiento de su cartera a través de dos vías: con compras de activos y prórrogas de concesiones a cambio de inversiones.

El objetivo de la compañía es compensar la pérdida de negocio que ha experimentado desde 2019 en España con la reversión de varias autopistas cuyos contratos han llegado a su fin. En total son 1.000 kilómetros que ha dejado de gestionar repartidos entre Aumar, Acesa e Invicat, con un impacto cercano a la mitad de los resultados que generaba antes de que se iniciase el levantamiento de las barreras de estas vías.

Estados Unidos está ahora en el punto de mira de Abertis. La empresa desembarcó en el país el pasadoaño con la compra de Elizabeth River Crossings, en Virginia, y se esperan múltiples oportunidades en los próximos años tanto en licitaciones públicas como en el mercado secundario.

Asimismo, está interesada en otras regiones, como Puerto Rico, donde ha puesto en marcha un plan de privatizaciones, o Grecia, país en el que ya ha presentado sus credenciales para hacerse con la circunvalación de Atenas, valorada en 2.000 millones de euros.

Asimismo, en su radar también estarían Reino Unido y Francia, erigido en el primer mercado de la concesionaria de origen catalán a través de Sanef.

Abultada deuda

Entre tanto, Abertis tiene una cuenta pendiente: su abultada deuda. Durante el último año y medio ha multiplicado sus esfuerzos para recortar sus pasivos.

La compañía ha cerrado el primer trimestre del año con una reducción de su endeudamiento de 923 millones de euros, a lo que se tienen que sumar los casi 2.000 millones de disminución a cierre de 2021. Lo que sitúa esta cifra en los 22.427 millones.

En este sentido, su pretensión es contener la deuda y cumplir así con las agencias de calificación de cara a mantener el grado de inversión.