El grupo Audi contabilizó un beneficio neto de 2.939 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que se traduce en un incremento del 99,7% en comparación con los 1.472 millones que obtuvo en el mismo período del ejercicio precedente, según datos publicados por la compañía.

«El grupo Audi y sus marcas Audi, Lamborghini, Ducati y Bentley están respondiendo con decisión a los retos actuales. Las claves para ello son las sinergias en todo el grupo, nuestro enfoque disciplinado de los costes fijos y nuestro fuerte posicionamiento de marca. Las cifras financieras clave del primer trimestre confirman que estamos en el camino correcto», comentó el director financiero y de Asuntos Legales de la compañía, Jürgen Rittersberger.

El beneficio operativo de la marca de los cuatro aros se situó en 3.468 millones de euros en los tres primeros meses del año, lo que supone un 147% más, mientras que la facturación fue de 14.282 millones de euros, un 1,5% más.

Así, Audi matriculó 385.084 vehículos entre enero y marzo en todo el mundo, un 16,8% menos que en los primeros tres meses del año pasado. Las marcas Lamborghini y Ducati aumentaron sus entregas en los tres primeros meses un 4,8% (2.539 unidades) y un 5,1% (13.450), respectivamente. El miembro más reciente del grupo, Bentley, entregó 3.203 vehículos a los clientes, un 4,6% menos.

De cara a final de año y a pesar de las incertidumbres geopolíticas derivadas de la guerra en Ucrania y de la tensa situación de los suministros, el grupo Audi ha confirmado sus previsiones y espera entregar entre 1,8 y 1,9 millones de vehículos en las diferentes marcas del grupo y lograr un margen operativo de entre el 9% y el 11%.