Telefónica lo tiene claro: apuesta por la transformación digital y los servicios en la nube y vende el 49% de su red de fibra rural. Pero vayamos por partes…

A través de Telefónica Tech, la filial de tecnologías de la información y transformación digital de la operadora española, negocia la adquisición de BE-terna, una multinacional alemana de servicios tecnológicos especializada en la transformación digital y servicios en la nube, por más de 300 millones.

Las negociaciones estarían avanzadas y el acuerdo se podría firmar y anunciar pronto, según las fuentes del sector consultadas por Expansión. Por su parte, la compañía no ha hecho comentarios.

Be-Terna cuenta con una plantilla de casi 950 empleados, tiene presencia en nueve países europeos y opera con una red de cerca de 70 partners conectados. A principios de abril, la alemana cerró la compra de la compañía austríaca heldendaten GmbH, especializada en la certificación y desarrollo de la tecnología de Qlik.

1.000 millones por el 49% de su red de fibra rural

Otra de las operaciones que Telefónica está llevando a cabo es la venta de su novísima filial para desplegar redes de fibra óptica en la España vaciada. La teleco, que cuenta con el asesoramiento de BBVA y AZ Capital para la operación, ya ha repartido el cuaderno de venta a una pléyade de posibles interesados, según han indicado fuentes financieras a Cinco Días.

La idea de la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete es aprovechar un área en potencial crecimiento, con, actualmente, una escasa capilaridad de fibra y desplegar una red, distribuida por localidades de menos de 20.000 habitantes, tal y como explicó el consejero delegado de la teleco, Ángel Vilá.

Para ello, el primer paso es la creación de una sociedad, lo que ya estaría en proceso, a la que traspasar estos activos y que opte a los fondos europeos de Único, el plan de extensión de banda ancha en zonas rurales para llevar conectividad a la España vaciada.

En segundo lugar, Telefónica sondeará el mercado y, para ello, cuenta con BBVA y AZ Capital como bancos coordinadores de la operación, según adelantó El Confidencial. En este sentido, la multinacional explora la venta de en torno a un 49% de esta sociedad, para captar unos 1.000 millones.

Por el momento, Telefónica ya ha abierto formalmente el proceso. Y ha repartido el cuaderno de venta entre una pléyade de posibles inversores: fondos de infraestructuras, planes de pensiones y aseguradoras. La idea es contar con las primeras ofertas, no vinculantes, antes de verano. Y decidirse por una antes de fin de año.